RSS

A veces la vida es algo cruel, como una jungla maldita, una burla maquiavélica, a veces entiendes por que te saca la lengua El Diablo, es como si dijese es el precio que tienes que pagar por un tiempo de felicidad, otro de infelicidad, me maldices, pero te atraigo, porque sin mi nada tiene sentido, todo es vano, soso, aburrido.

Pienso que los occidentales tenemos una debilidad frente a los orientales, mostramos nuestras emociones, y ahí la cagamos, tienes que mostrar que no pasa nada, aunque pase, debes mostrar que eres de hierro aunque te sientas de cristal.

¿Por qué?, por que si no, sin darte cuenta empezarás a volar bajo, a sentirte débil, a saborear aquella sensación de no tener ganas de lo que sea, serás como la paloma que enferma, ¿has visto alguna vez a un grupo de palomas empezar a picar a una que está débil en la cabeza hasta matarla?, pues eso es lo que pasa a veces en la vida.

Las heridas más sangrantes son las del alma, normalmente nos las suele causar quien juró que nunca nos haría daño, otras nos las causamos nosotros a sabiendas, pero somos tan libres como responsables de nuestras decisiones, a veces es la sensación extrema, como aquel personaje irresistible con quien gozas y sufres a la vez, como la canción ni contigo ni sin ti, disfrutas y padeces a la par, lo sabes, lo ves, pero hay un problema, la fruta es tan dulce como amarga, porque la rosa puede ser la flor mas bella, pero pincha, y eso lo sabemos todos.

Julio Iglesias, en su canción vuela alto dice: “aquí no se regala nada, todo tiene un alto precio, peldaño que vas subiendo, peldaño que tienes que pagar”, sin duda, quien le hace las letras de las canciones es alguien muy bueno en lo suyo, es como si la letra la hubiese escrito El Diablo.

Te dice: Te he mostrado el camino, te he llevado al cénit, lo demás ya no tiene sabor, es soso, solo yo, no hay comparación posible, soy como la heroína, me he metido en tus venas, ves la vida a través de mis ojos, soy el poder, el misterio, el placer supremo, pero eso tiene un precio, si estás de acuerdo ¿por que no?, a veces el mayor placer comporta dolor y es aquello de “sarna con gusto no pica”, aunque mortifique.

¿Y eso como lo sabes?, ¡ah !muy fácil, la prueba del algodón es cuando dices adiós y dejas la puerta abierta sabiendo perfectamente que lo haces, porque te apetece, porque no hay comparación posible, nadie es tan atractivo como El Diablo, nadie, y cuando lo pruebas lo amas y lo odias con la misma intensidad, tiene una ventaja y una desventaja, la desventaja es que no vives, y la ventaja es que vives, paradójico eh, ese es El Diablo, fíjate que lleva alas, para algo serán, igual para volar, vete a saber, habrá que preguntar a los que saben de esto.

Patricio

Deja un comentario