RSS

Hoy en día el uso del vudú se asocia con la magia negra, pudiendo causar estragos en la vida de una persona con el mero objetivo de la destrucción de cualquier aspecto de la vida, creando problemas familiares, tensiones, fobias innecesarias, afectando negativamente a los niños, creando problemas de salud crónicos, destrucción de la paz mental, e incluso causar muertes no naturales en circunstancias extremas.

El uso del vudú junto con la magia negra no sólo afecta a las circunstancias y perspectivas del futuro de una persona, sino que también le priva materialmente de todo a lo que estaba destinado, además de problemas que pueden llegar a afectar a la psique de la víctima, de tal manera que uno pueda llegar a perder la fuerza de voluntad y la energía mental para poder salir de la situación siniestra y no tener ningún deseo de vivir.

Uno de los hechizos más conocidos atribuidos al vudú y la magia negra es el de convertir a las personas en “ZOMBIS”. Se dice que este ritual es realizado por personas conocidas como “BOKORr”, un brujo con capacidad de hacer el mal.  Muñecos de vudú Entre la población de esclavos en Luisiana durante los siglos XVIII y XIX, la imagen de la magia mediante muñecos era común. Muñecos arcaicos unidos con tripa gato o bramante y pegado con alfileres o espinas de pescado fueron descubiertos en varias plantaciones de Luisiana. Algunas de estas formas figurativas encontradas entre la población esclava dio a luz un sorprendente parecido con los propios muñecos Africano.

Los muñecos de vudú eran algo más que simples objetos mágicos, sino que también tenían un papel psicoterapéutico. Tradicionalmente, el muñeco se creó en respuesta a las necesidades específicas, y se cree que ayudaba a las personas influyendo en los acontecimientos de sus vidas para fines positivos o negativos. En la actualidad, los modernos muñecos de vudú se llevan a cabo con un proceso de creación en el cual participa más de una persona. Por ejemplo, el artista crea el muñeco, el brujo activa energéticamente el objeto utilizado una serie de objetos personales, y el cliente lo utiliza. En Haití, existe otra forma de creación del propio muñeco mucho más amenazante.

Los muñecos de trapo son creados y llevados a los cementerios para activar su poder. A veces estos muñecos de trapo son llevados a los cementerios y clavados en un árbol con un zapato viejo y un mensaje adjunto para actuar como mensajeros entre el mundo “real” y el vudú en la actualidad.

Hoy en día, debido a la crisis en la que está sometida nuestro planeta son muchas las personas que solicitan la ayuda de supuestos santeros que utilizan el ritual vudú, bendiciendo al muñeco y permitiendo que el poseedor del propio muñeco comunique con los espíritus de una forma directa, solicitando ayuda en el amor, las finanzas, asuntos familiares, etc… Pero el problema, es que estas prácticas no son siempre realizadas por “brujos” originarios o con experiencia, sino que desafortunadamente no tienen los conocimientos necesarios para manejar este tipo de energías, consiguiendo únicamente la destrucción mental, anímica y en algunos casos incluso económicamente a las personas que acuden a ellos como último recurso para poder solucionar sus problemas.

Patricia Vibe

 

 

Deja un comentario