RSS

A peticion de muchas personas que me han preguntado sobre este tema..

El “viaje” o “desdoblamiento astral” es una situación en la que “algo” (nosotros, como entidad psíquica) se desprende o separa de otro “algo” (el cuerpo de carne, hueso y pellejo).
En realidad esto ocurre siempre que el cuerpo se duerme.

Los viajes astrales pueden ser conscientes, y no son provocados por nosotros, que es cuando una persona se duerme y de repente piensa despertar en el plano físico, ve su cuerpo y cree que esta despierto, pero lo único que paso fue que despertó en el plano astral. Muchas veces y a muchas personas les pasa este tipo de viaje astral, que no puede controlar bien porque no lo conocen y se ponen nerviosas y con miedo, pero no es mas que un simple viaje astral que se nos dio naturalmente. Lo podemos identificar porque parece como si estuviéramos despiertos, pero nos queremos mover, gritar o hacer algo, pero no podemos.
Los viajes astrales conscientes que son provocados, son cuando nosotros ya reconocemos algo del tema y utilizamos una técnica para desprendernos de nuestro cuerpo.

Al nosotros desprendernos del cuerpo, estamos conectados por el cordón de plata, que es un hilo que va de mas o menos el abdomen, hasta el cuerpo astral. En el cuerpo astral, nosotros viajamos a la velocidad del pensamiento, que es lo más rápido que existe. Por lo tanto, si pensamos en estar en un lugar, aparecemos en ese lugar, y si pensamos en regresar, ya estamos en el cuerpo terrestre.

En el plano astral podemos llegar a hacer lo que pensemos, no se necesita caminar para poder llegar a un lugar, con tan solo pensarlo ya estamos ahí. Podemos traspasar paredes, en fin puedes llegar hasta donde tu quieras y hacer lo que más te imagines. Podemos, por ejemplo, visitar lugares a los que nunca hemos ido, encontrarnos con personas o entidades que no conocemos, tener sensaciones que en nuestro plano físico nunca podremos experimentar, etc …

Hay muchas tecnicas para realizar el viaje astral, pronto os subire algunas que espero os sirvan de ayuda.

Feli María Serrano

Deja un comentario