RSS

Hoy, ya se que nadie estará de acuerdo con este escrito, que es producto de una conversación con alguien defendiendo por mi parte el concepto de venganza, en algunos casos, claro, veamos el concepto, porque a veces tenemos conceptos que no están adecuados al origen de la palabra.

La palabra viene del latín vindicare, y está compuesta de la palabra “vis” (fuerza), el prefijo “in” hacia dentro, y la raíz “deik”, (mostrar, señalar), y la idea del concepto es: “equilibrar la balanza).

Si, ya se, ahora pensarás, estás equivocado, el karma se lo hará pagar en su momento, razonamiento curioso, pues el karma es un concepto oriental, y si le haces alguna cabronada a cosa hecha a alguien de esa raza, espera después una respuesta refinada, pero demoledora, seguro, parece que de los orientales solo cojamos lo que nos interesa, según esta teoría, el otro puede ir haciendo lo que le de la gana contigo a cualquier momento, que tranquilo el karma se ocupará, y mientras tanto, yo jodido, y el otro haciendo lo que le sale de…., pues no, no me da la gana.

Pongo un ejemplo: recuerdo hace tiempo una sociedad que tuve con alguien, él llevaba las cuentas, yo me ocupaba de la organización, se trabajaba mucho y costaba mucho cobrar, incluso llegar un momento de pasar ya al concepto de necesidad.

Un buen día, por un detalle tonto, empiezas a atar cabos, y descubres que durante este tiempo este tipo se ha estado pegando una vida de rey, te ha soplado mas de 150.000 euros con el rollo de la confianza.

Fui a ver al que por aquel entonces consideraba mentor, en lo que podríamos llamar el lado oscuro, le expliqué que es lo que pensaba hacer, su respuesta fue la siguiente, estás ofuscado, te estás precipitando, la vas a cagar y lo vas a pagar, después te arrepentirás, espera que se pase primero el odio, la ofuscación, después recapacita, estudia al enemigo, traza un plan, sin apartarte de la ley ni un milímetro, y ejecútalo, pero que no te obsesione, espera, espera, el momento adecuado aparecerá, y si, apareció, tracé, y siete años después ejecuté mi plan, el resultado demoledor, y a partir de ese momento pude empezar a olvidar aquello, y por fin descansé con la sensación de paz, si, si, de paz.

En la Torah ya aparece el concepto de venganza, poniendo como condición que no sea más de lo que han hecho, o sea La Ley del Talión, pero no solo en la Torah, sino en muchas culturas mas, ya se encuentran escritos al respecto en las leyes de Hammurabi de lo mas antiguo que se conoce, y como las cuestiones orientales, solo echamos mano de lo antiguo en la parte que nos interesa.

¿Perdonar?, desde luego, cuando te piden perdón, y ves que es de corazón, pero ni se molesta en reconocer nada, si sigue haciendo lo mismo por el puro placer de joderte, porque, mira por donde, la ha tomado contigo, pues si después cambian las tornas ¿de que se queja?, después vienen los ¡ah!, si yo lo hubiera sabido, ¡ah! este tío es un cabrón, como digo muchas veces, es una lástima, desde luego, pero cuanto mas cabrón eres, mas te respetan, si no, parece que se haya abierto la veda contra ti.

Parece un escrito para debatir ¿no?

Patricio

 

Deja un comentario