RSS

Estamos dando el último paso, del que seamos totalmente responsables, nos quedarán cinco, a cual más elevado, nos iremos despegando poco a poco de la tierra, para conseguir un halo de misterio e intriga que nos llevará hasta el final de nuestra vida.

Tenemos delante un azote imprevisible para nosotros, pero del todo deseado por nuestro entorno, hemos construido una gran torre, nadie nos ha regalado un ladrillo, pero cuando mejor luce, más incómoda nuestro éxito. Dependerá mucho de la mediocridad emocional que nos rodea, los grandes de alma no envidian, al contrario

aplauden y admiran, con deseos de aprender y si es posible superar al maestro, que con sumo placer enseña. Pero amigos, los rencores existen, forman parte de

nuestras frustraciones, lo que pudo haber sido y no fue.

¡Mal rayo te parta!.Esta es la esencia de éste Arcano.¡Tu has podido y yo no!.

Nadie se plantea lo andado, hemos asumido nuestros problemas y eso molesta, No me discutirán Uds. que tomar decisiones sea fácil, pero una dificultad que dure años o se soluciona o se acepta, de lo contrario es un lamento permanente que solo demuestra nuestra débil capacidad de resistencia.

En una de mis muchas flaquezas me quejé, y no fue una voz del mas Allá la que me habló, no, no, de alguien que delante de mí pego un puñetazo en la mesa y me dijo ¡Mira niña, que nunca te mande Dios lo que no puedes aguantar!.

Ese mazazo es el mismo que desmonta la azotea de nuestra maravillosa torre, pero mirado desde nuestro

mundo más íntimo, es un rayo de luz que nos deja las ventanas abiertas a nuevos horizontes.

Hemos aprendido a caer, no es la primera vez y no lo hacemos aplomados sino flotando. Que fácil será la recuperación a poco empeño que pongamos, y que difícil para nuestro entorno, ver nuestras fachadas relucientes.

Os aseguro que volverá a tronar, mirar al cielo, él os guiará, sino lo tenéis claro, esperar la lectura del próximo Arcano, las tempestades se presienten ,sobretodo en nuestro estado anímico ,sin saber porqué sentimos una sensación de angustia y soledad, es el momento de pensar, tenemos motivos que nos provoquen, seguramente no, pero nuestro otro yo, nos advierte de que se acercan nubarrones.

Cerremos nuestro torreón y que pase la tormenta, no hay mejor desprecio que el no hacer aprecio.

El Arcano volteado nos indica urgentemente la rehabilitación de nuestro edificio, sobretodo la estructura, afortunadamente nuestras buenas raíces lo mantienen en pie, pero tanto peso (desamores, envidias, extorsiones de todo tipo), y sobretodo, esfuerzos mal controlados, para presumir, socialmente de unos beneficios inexistentes.

No amigos, todo lo dicho es previsible, nuestra torre es un faro que ilumina nuestros próximos pasos.

En el cielo aparece una estrella.

Mayma.

Lima 23-05-2015.

 

Deja un comentario