RSS

El Tarot estudia, no adivina, todo tiene un ¿Porqué?, cuando sé entienden las razones se justifican los hechos, nada se produce, aceptable o no, sin una motivación  de ahí parte la esencia de nuestro yo.

Todo ya está estudiado en los pasos dados, ahora nos corresponde tocar el cielo, está despejado, no hay nubes, lentamente anochece y unos puntos de luz deslumbran, son nuestras estrellas.¿Cómo encontrarás la tuya? es muy sencillo, primero estudia el Arcano, todo en él te predispone, desnúdate de cuerpo y alma y con abundante agua limpia todas las rozaduras.

Los estudios astrológicos nos pueden determinar todas las posiciones planetarias en el momento de nuestro nacimiento, así sabremos realmente qué signo nos corresponde, pero al margen de cualquier ciencia existe en nosotros esa necesidad imperiosa de buscar una luz que nos oriente y despeje el horizonte.

Nacemos con facultades para desarrollar dentro de nuestro propio yo, La Estrella qué haremos nuestra, la energía que desprendemos es fuerza que acumulándola nos puede elevar, con los ojos cerrados seremos capaces de ver nuestro astro, porqué sólo brillará con el instinto de querer ver.

Olvidemos mediocridades, superemos miedos, somos grandes de espíritu, configuremos nuestro mundo, ya podemos, para retener este lucero necesitáremos merecerlo, con humildad y respeto, quien nos ha creado, nos da herramientas para subsistir, y qué mejor que la estrella que nos regalaron al nacer.

Los que creen que llegaron estrellados es que en su puñetera vida se han dignado miran al cielo. Uds pensarán qué raro que Mayma esté tan melancólica y poética, pues no Sres, lo que estoy es muy cabreada, porqué cuando más se eleva el TAROT, más nos gusta voltearlo. Este Arcano aparece demasiado en nuestro ambiente cotidiano, llamémosle divismo, por una semiluz ya nos consideramos estrellas, por cualquier falso halago ya exigimos una reverencia, por un éxito, producto de un trabajo, una doble remuneración, queremos el brillo externo, sin entender qué este apaga el nuestro.

No hay estelas de luz, porque las estrellas se funden en ellas mismas, cuando se proyectan con generosidad tienen larga trayectoria, ¿Por qué no se intenta?.

El triunfo real, no se consigue en un día, hay que dedicar toda una vida a lo que se quiere, por lo que se lucha, sin que nada nos deslumbre, nuestra luz la transmitimos,

de esta forma no sólo allanamos caminos, los que nos siguen les quedará un rastro de nuestro paso, no estarán a oscuras.

Se proyectarán sin tropezar y así construiremos un cielo más brillante que entusiasme mirarlo, está en nuestras manos, más luces y menos sombras, sino las nubes se complacerán en enturbiar nuestro horizonte.

Que maravilloso fue que tres Reyes de Oriente, siguiendo una estrella, adoraron a un niño.

Hasta pronto Sres, estaremos a la luz de la Luna y al calor del Sol.

Mayma.

Lima 31-05-2015.

 

Deja un comentario