RSS

Siempre he dicho y lo mantengo, para que me guste una mujer, tiene que tener un par de ovarios, no alguien que se esconda tras de mi, el ejemplo clásico, si de repente salta una bronca, lo mejor es evitarla, pero si no hay mas remedio, si la cosa no tiene escapatoria, entonces deseo que se transforme en un puma.
Así es la emperatriz, inteligente, con agallas, autosuficiente, si está con alguien será porque le de la gana, dueña de su cuerpo y de su alma, emprendedora, creativa, no es como La Sacerdotisa que aguanta carros y carretas, esta, como no la trates como a un igual, te planta las maletas en la puerta de su casa y ya te puedes ir largando de ahí a buscarte la vida como puedas, haberlo pensado antes, ya sabes como es.
Hay un símbolo que me gustaría aclarar, ya entraremos en profundidades mas adelante, el escudo, ¿Qué representa un escudo heráldico? La familia, fíjate en la figura, en un brazo su familia bien asida, en el otro su cetro de mando, ¿apoyado donde?, en su sexo, del que sale una hojita de vida, curioso eh,
En todo esto se ve también bella, gobernando, o sea, una mano hace una cosa y la otra, otra diferente, la capacidad de hacer mas de una cosa a la vez, sin que por ello deje de ser hermosa, de lo cual ya se encarga ella de mantener.
El color de sus ojos es de color verde, como mi madre, siempre ha vestido “al pistón”, como dice la canción: “antes muerta que sencilla” siempre se ha cuidado mucho, si querías hacerle un regalo que se sintiese feliz, algo de ropa, una blusa, un pantalón, incluso ahora que ya ha pasado los 80 años sigue siendo una mujer muy arreglada.
Fíjate en su mirada, con esos preciosos ojos verdes, ¡mira de reojo!, y eso ¿que quiere decir? Patricio, tienes que ser mas puta, mas avispado, lo que te pasa te pasa por atontado, por confiado, por precipitado y por no emplear la astucia y la inteligencia, pareces nuevo, lo sabes y la sigues cagando, habla menos y piensa mas, deja que se confíen, que digan, limítate a mirar de reojo y cuando menos se lo esperen ya les darás con el cetro en la cabeza si es necesario.
¡Cuidado con La Emperatriz!, puede ser amorosa, cariñosa, respetuosa, pero no la jodas, si no, te joderá vivo cuando menos te lo esperes, ¡ah! con lo callada que parecía, y la mala leche que tenía escondida, fíjate, parece géminis, no le toques demasiado aquello que no suena o veras su parte guerrera, y esta, no te gustará.
¿Sabes que piensa La Emperatriz?, porque esta dama no tiene pelos en la lengua, a mi no me vengas con ostias, a mi, clarito, las palabras que no van acompañadas de hechos son como un pedo, solo ruido, y a veces mal olor.
Patricio

Deja un comentario