RSS

Duro camino es el de la tristeza, puede ser un momento, no pasa nada, es normal, lo malo es cuando esa tristeza es demasiado larga, entonces se convierte en angustia, cuando te sientes como El Colgado, con los ojos abiertos e inmovilizado, impotente, solo ves la oscuridad en la carta La Luna, parece que vaya a ser de noche durante mucho tiempo, demasiado.

Estando en tinieblas, tocando fondo, de repente, en un momento dado, como una tontería aparece una lucecita,  puede ser cualquier cosa, te hace pensar, reflexionar, recordar quien eras,  quien eres y quien puedes volver a ser, y difícil no es, solo lo parece, porque ya lo fuiste una vez, la dificultad está en tu mente, necesitas recuperar ego, necesitas al Emperador.

Si, exactamente eso, ego, eso que dicen que te lleva directamente al infierno, ¡cuidado, cuidado!,  pero que si te quedas sin él, el infierno se convierte en una realidad aquí y ahora, porque no eres una mierda, eso es lo que te hacen creer otros, lo malo es cuando te lo crees tú.

Y cuando ves la luz de nuevo ¿Qué hacer? Cortar sin compasión aquello que te ha llevado a ese estado, es la única forma de que no se vuelva a repetir, cortar siempre es doloroso, pero necesario, solo así pasaremos a Templanza recuperando la paz, ahora tiene más sentido la flor que lleva en la frente, ha purificado sus pensamientos, nadie dice que sea fácil, pero si posible.

Patricio

Deja un comentario