RSS

 

Ayer por la tarde publiqué sobre unos talismanes que está confeccionando Mayma para regalar el día de San Valentín, recordemos que la diferencia entre un amuleto y un talismán es que el muleto es algo de naturaleza y el talismán hecho por la mano del hombre, amuleto, para proteger, talismán para conseguir.

Cada cultura y cada credo tiene sus talismanes, no es lo mismo un talismán egipcio que uno haitiano, cada conocedor del tema hace los suyos, hay de muchas formas, en forma de joya, en forma de figura geométrica hecha en pergamino o en piel de animal, en forma de bolsito o en forma de imagen religiosa, la lista es larga.

Las cartas del tarot son talismanes en si mismas, cada una tiene varios rituales posibles y otros que desconozco, seguro,  en rituales diversos son utilizadas como componente dentro del círculo mágico, no son solo las figuras que se ven a simple vista cuando miras los arcanos, si no las formas geométricas en las que está trazado ese arcano, sin duda, dentro del tarot hay muchísimo mas de lo que se ve a simple vista, he hablado ya largamente sobre detalles que a simple vista nos pueden pasar inadvertidos, incluso la simbología que está oculta, pero a la vista, dentro de los propios símbolos, muchas veces son esas sensaciones que notas, que aparentemente no tienen nada que ver con la carta, las figuras geométricas, sin duda, tienen energía propia.

Si nos vamos al origen de la palabra talismán, vemos que curiosamente es uno de los términos árabes derivados del griego, la raíz del griego es “telesma” = rito religioso y el derivado al árabe es “tislam” = consagrarse desembocando ambas palabras en la misma conclusión: un talismán debe ritualizarse.

El amor, el conocimiento, la perseverancia y la experiencia en el tema y son energías que se transmite al talismán cuando se está confeccionando, y recuerda el dicho, muy aplicable a este tema en concreto, “cada maestrillo tiene su librillo”.

Feliz martes

Patricio

Deja un comentario