RSS

Poesía hebrea, ¡no veas que rollo!, esto es lo que puede parecer, pero la utilizamos muchas veces sin saberlo, cuando decimos: Tiene mas paciencia que Job; No hay nada nuevo bajo el sol; Poner la otra mejilla; El primero será el último, los occidentales pensamos que los principales rasgos de la poesía son la rima y la métrica, la poesía hebrea no tiene ni lo uno ni lo otro, el concepto es diferente, se emplea el lenguaje figurado y la emoción.

Como punto de partida un texto del libro del Eclesiastés, Eclesiastés significa “el predicador”, su nombre en hebreo es Qohêlet, libro escrito por el rey Salomón,  capitulo  12, cuando habla de lo que pasa cuando alcanzas la vejez:

“Antes de que se oscurezcan el sol, y la luz, la luna, y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia, cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorven los hombres fuertes, y cesarán las muelas, porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas, y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela, cuando se levantará a la voz del ave y todas las hijas del canto serán abatidas; Cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino, y florecerá el almendro, y la langosta será una carga, y se perderá el apetito, porque el hombre va a su morada eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles; Antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo, y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu de Dios, que lo dijo””

Y ahora, un pequeño diccionario para comparar el texto con sus significados, después de haber leído el diccionario vuelve a leer el texto y verás como empieza a tener sentido lo que antes no lo tenia:

Volver las nubes tras la lluvia: alivio y dolor, se alivia una molestia y rápidamente viene otra a sustituirla

Los guardas de la casa: los brazos

Los hombres fuertes: las piernas

Los que miran por las ventanas: los ojos

Las puertas de afuera: los oídos

Cuando se levantará a la voz del ave: la fragilidad del sueño de los ancianos

Terrores en el camino: miedo a caerse o cualquier otro accidente mientras caminan o se desplazan, hay que tener en cuenta que los caminos de antes no eran como los de ahora.

Las hijas del canto serán abatidas: en la ancianidad de mi padre he podido comprobar que su aprecio por la música ha ido descendiendo paulatinamente, actualmente tiene 93 años.

Los endechadores: personas que lloraban y se lamentaban públicamente en caso de defunción de alguien, muchas veces de forma profesional, eran contratados para llorar en los funerales

Y se perderá el apetito: la idea está bien traducida, pero aquí no se refiere al apetito de comer, la traducción literal seria: “ y la alcaparra se hace inútil”, la alcaparra era uno de los afrodisíacos naturales utilizados en la antigüedad.

La cadena de plata: el hilo de la vida.

El cuenco de oro: el cráneo que encierra al cerebro, lo más noble del organismo humano.

El cántaro que se quiebra: nuestro frágil vaso de arcilla = nuestro cuerpo.

La conclusión final del desarrollo del tema viene en el verso 8: “Vanidad de vanidades, dijo el predicador,  todo es vanidad”, expresión que se repite varias veces en el libro como inicio o  conclusión de cada tema.

Solo una vez en mi vida tuve la sensación que iba a morir, cuando tuve el ictus, del cual salí muy bien librado en comparación, en ese momento notas como que se te va la vida, te importa todo un pepino, los enemigos, las ofensas, las deudas, las amantes, las críticas, las vacaciones, el tiempo, todo. Entonces,  te das cuenta de que todo es vanidad.

Patricio

Deja un comentario