RSS

Muchas veces, en la lectura de una carta, en un solo detalle tienes la solución, eso me pasó hace ya unos días con un detalle de la carta Templanza, esa carta que trae paz, esa carta que personalmente muchas veces encuentro tan “aburrida”, porque si tengo que elegir algún arcano que me acompañe a pasar una fiesta a lo grande, desde luego, esta no viene, se queda en casa esperando a mi regreso para relajarme.

El tema se desarrolló de la siguiente manera: en la página había hablado el tema del agua lustral, y recibí dos mensajes seguidos de una persona mofándose y tratándome de inculto, ignorante y desinformado, así como un cometario de las mismas características.

Me vestí del Papa y preparé una respuesta documentada que no solamente rebatía, sino que demostraba quien era el desinformado, ignorante y grosero, aportando datos, como siempre, algunos demoledores.

Sería de madrugada cuando recibí un ¡hola! de Karina Valli, administradora de la página Estudiando al Tarot, una página argentina genial,  se parece a Naikary, parece que tengan telepatía, nos pusimos un rato a conversar y salió el tema que me tenía picado, le pasé el texto para que opinase y su observación fue: no es un comentario de crecimiento sino de humillación a alguien, ahí no estas siendo El Papa, ahí estás siendo El Papa al revés.

Me hizo reflexionar, y en el arcano Templanza, hubo algo que empezó a destacar de una forma importante, la flor, había que cambiar el mal rollo en buen rollo, no merecía más mi atención, y no pensaba borrar el comentario, pues la página es libre, simplemente no hacer caso y a dedicarme a cosas constructivas, desde donde tu lees parece cosa sencilla, no lo es tanto, te dan ganas de darle en los morros, pero Templanza, como Karina tienen razón.

Para mí, la palabra espiritualidad tiene un sentido abstracto, muy mal explicado y muy mal entendido, pero la palabra buen rollo, tiene un sentido muy concreto y comprensible.

Patricio

Deja un comentario