RSS

Sin duda, la mejor forma de esconder algo es estando a la vista de todo el mundo, es uno de los principios del ilusionismo, hacer creer a tu cerebro que la cosa es mucho mas complicada de lo que es en realidad, ahí  está el conflicto o la gracia del mentalista, como quieras llamarlo.

Y como escondido, pero a la vista de todo el mundo está esta maravilla, un buzón modernista,  justo detrás de la catedral de Barcelona en un lugar llamado la casa del arcediano, arcediano significa Archidiácono, la mayor autoridad de la ciudad después del obispo, alguien muy importante e influyente, y fue residencia eclesiástica desde el siglo XII, justo de la época que la catedral toma su actual forma gótica.

En 1895 la casa pasó a ser la sede del colegio de abogados de Barcelona, encargando al arquitecto y masón Lluis Doménech i Montaner el diseño de este buzón tan peculiar, hermoso, lleno de simbolismo, ¿y que estilo imperaba en 1895?, el modernismo.

¿Y donde se inspira el modernismo?, en la masonería, ¿en que son calcaditos?, en la simbología, su concepto y distribución de los elementos, evidencia en forma de secretismo, ¿vives en Barcelona?, ¿Cuántas veces has pasado por delante sin verlo?.

Vayamos a su simbología, a la izquierda tenemos el escudo de la abogacía con la balanza en medio, tres elementos más componen la imagen, las golondrinas, representando a la libertad de la justicia, la hiedra, los inconvenientes que la entorpecen, resultando en la tortuga, la lentitud, desde 1921 es la sede del archivo histórico de la ciudad.

La casa en si es una maravilla, conserva una palmera datilera datada en 1873, desde su interior se observa la antigua muralla romana y mil detalles e historias más, pero la Publio de hoy es para el buzón, de alguna manera revoluciona un poco la mente, une el modernismo con la masonería, ¿y de donde viene la masonería?, de la orden del Temple, ¿queda alguna iglesia del Temple en Barcelona?, si, una, ¿en que calle?, en la calle Templarios, que yo sepa cerrada al público, o por lo menos, todas las veces que me he acercado estaba cerrada a la hora que las demás suelen estar abiertas.

Mucha historia a partir de un buzón.

Patricio

Deja un comentario