RSS

 

¡Ah, que bien! Pongámosle música, “vamos todos al curso de cábala….., vamos todos al curso de cábala….”, ah, tan fácil, tan sencillo, dado por unas personas tan sabias, tan entendidas en el tema para no ser judíos, venga, vamos a apuntarnos, que está chupado.

Primero estaremos unos 15 años aprendiendo hebreo, que entre otras cosas no tiene separaciones entre palabras y no tiene vocales, pero debes saber cuales corresponden, ya verás que curioso, todo es ponerse, 15 años pasan en un plis, ¡ah!, ¿esto hay que hacerlo antes del curso o entra como asignatura?, ¡vaya!, en ese detalle no me fijé, porque algo está claro, o aprendes hebreo o no aprendes cábala.

Aprenderemos numerología cabalística, ¡superinteresante!, porque puntúan todas las letras, las vocales también, aunque no estén, pero tienes que saber cuales pertenecen, ah recuerda que las separaciones que no están también puntúan, eso se llama Gematría ¿o no es eso los que nos quieren enseñar?, porque si son cuatro conceptos adaptados sobre el árbol de la vida, los ángeles y los sefirots, añadiendo algún invento mezclado, el curso ya no tiene tanta gracia, si, será mas fácil, mas gracioso, mas ameno, pero menos interesante, después le hablarás a un rabino del tema, y se crujirá de risa en tu cara.

¡Ah, que gracia!, después del recreo estudiaremos La Temurá, que es la permutación de las letras en forma de anagrama, mezclar las letras, o leer al revés, (ej. Drácula/alucarD), cada una con un posible significado simbólico concreto, el ejemplo clásico sencillo es coger una palabra y leerla al revés, o trasponer sus letras para formar otra: Ej.  Roma/amor/ramo/ mora etc. ¿o eso tampoco entra?

Nos deleitaremos en la clase de Notaricón, que es el juego que resulta de  la  combinación de letras iniciales y finales de las palabras de una oración o un texto, para nosotros seria algo así como leer entre líneas, o hacer cruzadas,  Humberto Eco, en su libro El nombre de la rosa, cita un ejemplo clásico: ¿Quién subirá por nosotros al reino de los cielos?, tomando las letras iniciales y finales de cada palabra en el original se obtiene la respuesta: los justos verán a dios.

Nos aprenderemos la Torah al dedillo, de memoria, por que si no tenemos esa base no podremos avanzar, nos introduciremos en el mundo de la sabiduría rabínica reunida en unos volúmenes de comentarios sobre la Torah llamados el Talmud, con sus inapreciables e interminables comentarios.

La palabra es hebrea: qabbalah = recibir, en si, es

un sistema de interpretación mística o interpretación de los sentidos ocultos de la Torah, ¿eso también lo habrán cambiado?.

¡Ah! ¡que de todo esto no se habla!, pues entonces ya no se de que se habla, será de otras cosas, lo deben haber modernizado y comprimido para hacerlo en un par de meses, decididamente estoy desfasado, caduco, solo me falta por ver el tarot de los marcianos, pero no me hagas mucho caso, tu apúntate, seguro que vale la pena, yo me lo iré pensando.

Patricio

 

 

Deja un comentario