RSS

Hoy vamos a hacer algo diferente, te voy a invitar a una fiesta gitana, vamos a retroceder en el tiempo.
1910, Finales de otoño, varias familias van llegando al lugar de reunión, donde se van a juntar para pasar el invierno, van llegando en sus carros, muchos de ellos ricamente decorados, es su hogar, lo cuidan y lo miman, te he presentado a mi familia, que te han recibido con gran regocijo, hablando, riendo, jugando, y sin saber muy bien de que manera, te han vestido como ellos, te sientes extraña, un poco fuera de lugar, pero aquella situación atrae, empiezas a sentirte libre, la magia empieza a circular dentro de tí.
Van llegando familias, se van instalando y saludando muy alegremente, y yo te los voy presentando, Los Moreno trabajan el latón y el cobre, Los Mesa artículos de madera, y con su apellido todos les sacan chistes, los Vargas son zapateros, los Heredia son unos artistas haciendo joyas de plata, los Cortés son cerrajeros, todos te cogen de la mano, te quieren enseñar sus cosas, su arte, te das cuenta que aquel lugar es pura magia.
Una hoguera central es el alma de la fiesta, el fuego purifica, la magia aumenta por momentos, la alegría es general, los hombres tocan sus instrumentos, las mujeres danzan alrededor del fuego, haciendo juego con las llamas, dos chicas te han cogido de las manos entre risas, al principio te negabas, pero sin saber muy bien como, allí estás tú, formando parte del momento, moviéndote a tu forma, al compás de los elementos, vuelves a mi lado, sudando, riendo, jadeando, y feliz, muy feliz.
Al fondo distingues a una mujer muy mayor, la cual es tratada con mucho respeto, y preguntas ¿Quién es esa mujer?, es la “puridai” (puri = vieja, dai = madre), la consejera, la mayoría de las veces también es la shivani (bruja gitana) pero no necesariamente.
Hay alboroto, el consejo de ancianos se va a reunir para decidir sobre varios temas, la expectativa crece.
Sale el consejo y van a ver a la puridai para explicarle cuales han sido las decisiones, si la puridai dice por ejemplo: ¿estáis seguros? ¿lo habéis pensado bien? Se van y se reúnen otra vez hasta haber sacado nuevas conclusiones, así dos, tres veces o las que hagan falta, si no llegan a un acuerdo entonces le preguntan ¿y tu que opinas?
Se van, se reúnen por ultima vez, transmiten el resultado, y solo cuando la puridai asiente con la cabeza, salen contentos, y con gran ostentación anuncian el resultado de su decisión ¡y luego dicen que mandan los hombres!.
Ya de vuelta a la realidad, miras para atrás y piensas:
Esta noche la recordaré siempre, algo mas sé sobre estas personas, son diferentes porque son libres, son diferentes porque son únicos, son diferentes porque son mágicos.

Patricio

Deja un comentario