RSS

Para mi, estos dos “juegos” tienen muchísimas similitudes, tanto el ajedrez como el tarot tienen un atractivo especial, los dos causan una enorme fascinación entre los que los practican, y la gente, en general, aunque no sepan jugar a alguno de ellos, los conoce, ha oído hablar de ellos y les suelen tener respeto, de los dos se desconoce el origen, hay teorías para todos los gustos, ¿De Egipto? ¿De La India? ¿De Persia?, este punto, en el fondo ¿Qué mas da?.

El enigma de una partida es como el enigma de una tirada, porque nunca sabes que carta saldrá a continuación, una carta cambia totalmente una tirada, así, como nunca sabes como responderá el contrincante la situación, un solo movimiento, cambia totalmente el escenario, ciertamente muy semejantes en la concepción, los dos son juegos de estrategia,  planteamientos,  visión, análisis

Haces una tirada de cartas larga, y en ella, ves varias cuestiones, lo bueno, lo malo, lo regular, ¿Que es lo que ha pasado?, ¿Por qué ha pasado? ¿En que nos hemos equivocado? ¿Al comienzo, en medio, al final?, como en el  ajedrez, tanto una partida de ajedrez como una tirada de tarot, marcan una situación que provoca una reacción, con lo cual, tienes que tener el nivel necesario y la paciencia de la que habló Rosa hace pocos días, y a todo eso, añadirle la sabiduría necesaria, tanto para mover la pieza como para interpretar el arcano o la combinación.

Los dos son muy parecidos a la vida misma, los dos son arquetipos, un tablero, un tapete un escenario;  Unas cartas, unas fichas; un rey, un Emperador, un padre; Una reina, una Emperatriz, una madre; un peón, un niño, un Mago, el mas pequeño e insignificante, pero con el poder de convertirse en lo que desee, los ejemplos y las comparaciones, no tienen fin.

Con ambos juegas con el tablero de los blancos días y las negras noches, La Luna y El sol, el bien contra el mal, el eterno enfrentamiento, los hijos de la luz contra los hijos de la oscuridad, ¡ah! que gracia cuando me tocan negras, la cosa se ve de otra manera, el juego de la vida que desde que nacemos jugamos contra la muerte, si lo piensas fríamente, al final es este arcano, La Muerte, en una de sus facetas, el que nos arroja a todos al cajón de las fichas.

Tuve la grandísima suerte de haber tenido el ajedrez como asignatura en el plan de estudios, y de alguna manera el tarot en otro plan de estudios paralelos, en otro tiempo, a veces da la sensación que fue en otra vida, ambos inacabables, ambos fascinantes.

La foto, de mi amigo Alexis, compañero de ajedrez, chileno, trotamundos incansable, hoy aquí y mañana en la otra punta del mundo, en esta ocasión, le tocó perder.

Patricio

 

Deja un comentario