LA FIESTA

Ruth era toda una experta, llevaba en aquel internado tres años, una de las “veteranas”, llevaba días fijándose en aquella muchacha, pecosa, con gafas y coletas, la típica “pardilla” que n...