RSS

Esta es una pregunta que suelo oír habitualmente, la misma pregunta hecha de diferentes maneras, hay quien pregunta por curiosidad y hay quien pregunta angustiado/a.

Yo preguntaría: ¿quién te lo ha dicho? ¿Por qué? ¿Para que? ¿Qué entiendes por ser una bruja?, ¿Por qué blanco o negro con la gama infinita de grises que existen?, ¡con lo cómodos que son!

En cierto aspecto, todos somos algo brujos, unos mas que otros, todos tenemos capacidades, la capacidad de intuir, de sentir, unos, de una manera, otros, de otra, y muchas veces, no eres mas bruja simplemente porque no te lo crees, o no acabas de creértelo.

Cuando hablo de estos temas suelo hacer más o menos las mismas preguntas, cosas que pasan a veces: ¿sabes cuando va a sonar el teléfono antes que lo haga? ¿Sabes quien es antes de cogerlo? ¿Sabes lo que va a decir alguien antes que abra la boca? ¿Sabes lo que está pensando?, si viajas en transporte público y alguien de apariencia normal, ni viste ni huela mal, se sienta a tu lado ¿puedes sentir una sensación de rechazo importante? ¿Sueñas cosas que luego pasan? ¿Notas en ciertos momentos un “calambrin en la punta de los dedos?, justo en ese momento, ¿sientes que puedes hacer “algo”?, ¿Qué más te pasa que no tiene una explicación “lógica”?  ¿Produces una especie de atracción hacia los animales? ¿Eres el raro? ¿Cuando te hablan de estos temas es como una sensación de que no es algo nuevo, que dentro de ti ya había algo que atrae, que absorbe?.

Hay quien pretende identificar la brujería con la magia negra, la brujería puede ser la más blanca de todas las magias y asimismo la más negra también, todo depende de la persona y la intención de la misma

Por ejemplo, en la magia con muñecos, la fama se la lleva la típica escena de película donde una mujer muy mala está clavando alfileres para que alguien sufra algún daño, y si, hay rituales de ese tipo, pero la gran mayoría se hacen para beneficiar a alguien, la palabra clave siempre es la misma: Intención.

Es un tema que causa mucha curiosidad, pero es mucho mejor como mínimo al principio ir de la mano de alguien que sabe y ponerte unos límites, de aquí no pasaré, si, parece fácil, pero cuando has conseguido tus primeros logros, no ir un poco mas allá es complicado.

La curiosidad me ha llevado a ver cosas que nunca debería haber visto, una vez,  vi. como dos toxicómanos se inyectaban heroína, la sensación fue brutalmente negativa, aquello me dejó unos días traumatizado y muy negativo, de igual forma, otra vez, vi un ritual vudú con muñecos y sangre, y de forma parecida sentí lo mismo, igual de traumatizado y negativo, hay que tener cuidado con lo que se ve, aunque por otra parte, si no se ve, no se aprende.

Asimismo la curiosidad te lleva a realizar multitud de pruebas o experimentos, pruebas algo un par de veces y no funciona, bueno, la cosa es fácil, aquello no vale, queda en el baúl de experimentos fallidos, pero cuidado, a lo mejor no vale solo en apariencia, aunque eso es otro tema, pero un día, haces algo, y funciona, y lo vuelves a probar y vuelve a funcionar, y ahí empieza también un dilema, ¿me paro ahí, o sigo un poquito mas a ver que mas hay?

El tema es largo y laborioso, porque surgen multitud de temas dentro del mismo asunto, ¿Qué es maldecir? ¿Qué es bendecir? ¿En que diferencian un amuleto y un talismán? ¿Hay normas en la brujería? ¿es lo mismo un hechizo que un mal de ojo? ¿Tienen relación la brujería y el satanismo? ¿es lo mismo magia y brujería? ¿Tiene alguna relación la espiritualidad?

Pero es un tema a desgranar, aunque muchas veces hay que remontarse en muchos puntos al origen de los mismos para poder entenderlos bien, y que no se mezclen con cuestiones diferentes.

Patricio

Deja un comentario