RSS

Dicen que tengo síndrome de Peter Pan, que me niego a crecer, que no quiero madurar, que no me tomo las cosas en serio, que cuando no me interesa algo, cojo y me voy de ahí.

Dicen que no guardo unos horarios normales que como cuando tengo hambre, que duermo cuando tengo sueño y que follo cuando tengo ganas, que no me adapto.

Me ponen a personajes conocidos por mi como modelos de lo que tiene que ser un adulto, trajeado, responsable, metódico, engominado, y a mi todo eso me suena a acartonado.

Dicen que me muestro inseguro y con baja autoestima, claro, como todo hijo de vecino, cuando tengo un bajón, lo que pasa es que cada uno tenemos bajones por motivos diferentes y a todos las cosas no nos afectan de igual manera.

Dicen que tengo miedo al compromiso porque coarta mi libertad, cuando lo que coarta mi libertad son los cambios obligatorios, cambio en el vestir, en el peinado, cambio de amigos, unos nuevos que al parecer me tienen que caer bien por fuerza, cambio de familia que conlleva nuevas obligaciones, ¿a que no sabes donde iremos el domingo que viene?, a comer a casa de sus padres, ¿y el otro?, también.

Dicen que me recluyo como un niño enfadado, pues muchas veces si, porque entre las putadas que me hacen mis amigos, los consejos de los idiotas y las gilipolladas de compañeros de trabajo, vecinos y conocidos, parece que la soledad intermitente te proporcione una paz y tranquilidad que de otra manera no tienes.

Dicen que no me preocupo de los problemas de los demás, y es cierto, pero por quemadura de cabeza, antes escuchaba a todo el mundo, hasta que vi que cuando era yo quien tenía un problema, me encontraba solo, sin apoyo y sin nadie que mi problema le interesase lo más mínimo.

Unos dicen que estoy Loco, otros que soy un inmaduro, otros que tengo el síndrome de Peter Pan, la cuestión es estar bien etiquetado.

Ceo que la vida es un juego, cuya meta es ser lo mas feliz posible, y si en algún momento tienes que saltarte las reglas, hacer trampas para lograr el objetivo, enviar a la puta mierda a alguien sin mas contemplaciones, o largarte de allí porque aquello y no te interesa, y el resultado de aquello te hace un poquito mas feliz pues a lo mejor vale la pena, para mi, si, desde luego.

Patricio

 

 

 

Deja un comentario