RSS

la templanza

Ayer hablábamos sobre este tema, curioso, apasionante, controvertido, normalmente utilizado con doble rasero, sobrevalorado y mal entendido, hablo por mí.
Cuando yo le pido sinceridad a alguien, ¿le estoy pidiendo su punto de vista, o lo que quiero oír?, depende del momento y de la persona, y remarco la palabra depende, entre otras cosas porque hay personas que confunden la sinceridad con la mala educación, y la verdad por su verdad.
A veces he utilizado la mentira, y creo sinceramente que muchas veces es licito, es lo que llamaríamos pequeñas mentiras o mentiras piadosas
Mi madre es ya anciana, si me prepara algo para comer y sus manos y su vista ya no son lo que eran ¿no le puedo decir que esta de rechupete? Durante un rato la hare feliz, y si se ha cambiado el color del pelo ¿no la puedo felicitar? ¿iré al infierno por mentir a mi madre? O si voy a ver a alguien que se que va a morir en nada ¿Qué tengo que decirle? ¡Estas jodido chaval, mañana palmas!, hombre, pues no, a veces un rayo de esperanza hace milagros
Particularmente, si me tengo que ir a un extremo, prefiero una mentira que me haga feliz a una verdad que me amargue la vida, porque lo primero para mí, es ser feliz, entre otras cosas porque si no lo soy, no podre transmitirla, y si al final, en mi lapida pone algo así como: este pobre hombre`, fue feliz creyendo una mentira, pues ya me va bien, porque es la máxima aspiración de cualquier humano, ser feliz
Y si tengo que decir la verdad, ¿Qué verdad tengo que decir?,¿ la verdad, que a lo mejor soy desconocedor de ella, la verdad que yo creo o la verdad que los demás me han hecho creer que es la verdad?.
Otro día hablaremos de la forma de decir las cosas, tema espinoso, para ilustrar el tema de hoy he elegido un versículo de la Biblia, que para mí es una maravilla, y da que pensar, Proverbios 25:11 “Manzanas de oro en bandeja de plata, es la palabra dicha a tiempo”, y Templanza, porque entre otras cosas trae paz, tranquilidad y sosiego, que es lo que busco con mis pequeñas mentiras, si se las puede llamar así, porque para mí la mentira es otra cosa que no tiene nada que ver con lo que yo hago, pero comparte nombre y fama.
Solo es una reflexión de un humano como tú.
Patricio

Deja un comentario