RSS

Muchas veces cuando algo no va bien nos echamos la culpa a nosotros mismos de algo que ni entendemos ni tenemos ni puta idea, pero viendo a otro que sufre nos autoculpabilizamos sin saber muy bien por que.

¡Ah!, si hubiese hecho esto o aquello, eso no hubiese sido así, de esta manera, no, así no, de otra, ¿pero mejor?, eso nunca lo sabes, has hecho lo que has podido de la mejor manera posible, de la manera en que lo has hecho hasta ahora, simplemente porque te parecía de que es como estaba bien, o sea que lo volvería a hacer sin problemas..

Eso de la culpa es un sentimiento autoimpuesto por uno mismo, por una parte la inteligencia te dice: a ver ¿culpable de que?, ¿has violado a alguien?, ¿has asesinado a alguien?, ¿has arruinado a alguien?, ¿le has pegado una paliza a alguien? no, simplemente has querido, te has rebelado y ahora estás perdido, desalentado, triste y abatido, ante un problema que no sabes si es o era problema, porque el futuro es incierto, el cerebro te dice algo y el corazón lo contradice, ¡ya está el lío liado!, amigo mío, cuando pasa esto, sin duda  estás jodido.

¿Y que hacer cuando pasa una de estas cosas?, si no estás un par de días tirado lamentándote, entonces no eres humano, aunque siempre hay unos bienaventurados que llevan la procesión por dentro y son capaces de sonreír, tendré que tomar clases al respecto.

Recuerdo a un amigo a quien se le había suicidado un pariente, como en esto del pésame no sabes muy bien que decir, simplemente le dije lo que se me ocurrió: mira, yo esto no se muy bien como va, todo el mundo te habrá dicho de todo, yo te ofrezco algo diferente, a veces para la pena lo adecuado es salir con alguien y pegarte una de aquellas fiestas que no recuerdas al día siguiente el hecho de haberte acostado, igual me equivoqué y le ofrecía Diablo cuando lo que necesitaba era Templanza, o igual no, ¡vete a saber!

Lástima que los que se me ocurren ahora para esto están dentro de lo que considero “amistades poco recomendables”, aunque algunos momentos no estoy libre del pensamiento, porque el alivio de olvidar el dolor por unos momentos es demasiado tentador.

¡No pienses! Dicen algunos, pero ¿Cómo no pensar?, no puedes hacer otra cosa, solo buscar evadirte de la manera que has hecho antes, pero de momento esa tampoco vale, el humo solo ahonda en el dolor, habrá que esperar que se pase la pena, y después veremos, nunca sabes como pensarás mañana, ni tu, ni el otro, ¿vale la pena preocuparse?, no, desde luego, no arregla nada, pero es inevitable.

¿Desquerer cuando has querido tan profundamente?, parece tarea de titanes, para un humano solo, prácticamente imposible, a veces puede parecer que solo puede pasar cuando dejamos de ser novios para pasar a ser algo mas feo.

¡Ah, es que no se puede ser novios eternamente!

¿Y eso donde lo pone? Porque se si es en alguna ley promulgada por el hombre me la paso por el forro.

Patricio

Deja un comentario