RSS

Esta es una frase que oigo o leo muchas veces con todo tipo de afirmaciones o negaciones de lo mas variado, la que mas me ha hecho reír es que echarse las cartas uno mismo trae mala suerte, parece un chiste, pero un chiste malo, que lo diga un aprendiz vale, pero no deja de ser por una parte infantil y dicho por alguien que teóricamente sabe es un esperpento.

El tarot está formado de dos partes, la estructura interna, muy alucinante y por la lectura, más enfarragoso, pues siempre habrá algo que no guste, como si la vida fuese un camino de rosas en que solo hay tantas noticias buenas,

Unos dicen que es una herramienta de autoconocimiento, otros que es para desvelar el futuro, vas mirando opiniones y a veces encuentras de lo más variado, lo que es indiscutible es que es una herramienta para hacer preguntas, ¿Qué tipo de preguntas?, exactamente las que te de la gana, eso si, es bueno ser muy concreto en lo que se pregunta, teniendo en cuenta algo básico, las cartas son tendencias no sentencias, como algunos nos quieren hacer ver.

¿Y contestan las cartas a todas las preguntas?, si…pero, tomemos como ejemplo a las antiguas sibilas, esas mujeres adivinas que vivieron entre los imperios griegos y romano, tú ibas a ver a la sibila, y esta te podía contestar de dos formas diferentes, algo que entendías perfectamente, o algo que solo entenderías llegado el momento, asimismo no es de extrañar cuando preguntas por una cuestión y las cartas te contestan de otra diferente, si no tenemos en cuenta estas dos directrices podemos quedarnos con unas dudas tremendas.

Particularmente ¿me tiro las cartas a mi mismo?, no, por una cuestión, tú, cuando haces una tirada, ya ves de entrada si esa tirada te gusta o no solo verla, cuando lo he hecho, me he tirado las cartas y ha salido una tirada que no ha sido de mi agrado puedo manipularme a mi mismo y pensar, ¡bah!, hoy no estoy fino, mejor que lo haga mañana, pero de ahí a pensar que no debo hay un abismo, poder puedo hacer lo que me de la gana, igual que tú.

Hay algo que debemos recordar, aprender de libros y maestros varios puede ir bien en un momento dado, al principio, como base, pero el auténtico descubrimiento lo tienes que hacer tú, ¿y que pasa cuando tu deducción es diferente al resto de tarotistas del mundo mundial?, pues lo que piensen los demás no tiene por fuerza que ser lo cierto, históricamente las mayorías se han equivocado demasiadas veces para no poder pensar que la han cagado una vez mas, cuando alguien encasilla una carta con cuatro significados posibles (o 400), ese no ha entendido que es el tarot, y bajo este desconocimiento va haciendo prosélitos con unas enseñanzas infantiles, buscando una lógica para facilitar su comprensión dentro de su cuadratura mental.

Concluyo como siempre, tú a tu puta bola, no hagas mucho caso cuando los demás se quedan asombrados de lo que dices o se ríen, total, no tiene ni idea de que se ríen, no te preocupes, de mi también se han reído, y simplemente me resbala.

Patricio

 

 

Deja un comentario