RSS

Si en la calle hay un brillo especial, una luz diferente, un encanto que es difícil de transmitir, hay que vivirlo, Barcelona el día de Sant Jordi.

Es celebrado en distintos lugares, pero solo en mi querida ciudad he captado su esencia, el significado político institucional o santoral no me parece tan interesante, existen demasiados factores que se ocupan del tema, mi interés es solamente sensitivo y personal, es una mezcla delicada de cultura y aroma. Todo tiene su enorme significado, el poder del saber, del conocimiento, solo tiene un resultado, el despertar la mente, leyendo no solamente aprendemos a escribir, si no también a hablar y a entender, el libro tiene este día vida propia, muerta por nuevas tecnologías, la lectura relaja, entretiene, todo sin ningún esfuerzo, porque otro ha pensado por ti.

Si cada uno de nosotros escribiera su vida, no como la ha vivido, si no como le hubiese gustado hacerlo, tendríamos unas novelas extraordinarias, dignas de grandes premios.

Las rosas invaden nuestras calles y plazas, dando un hermoso colorido, si estudiamos las rutas señaladas para ese día en nuestra ciudad, entenderemos perfectamente, por que es tan antigua su celebración, muchos han sido los escritores que se han inspirado en sus rincones mas emblemáticos para desarrollar sus novelas, nosotros podemos hacer lo mismo, recorrer tranquilamente todo lo que nuestra curiosidad despierte, dejando flotar la imaginación para poder soñar.

El crear fantasía provoca la magia, si todo lo mencionado no es compartido, la satisfacción queda ahogada en nuestro propio egoísmo, hay que comprar para regalar, pensando en el otro, definiendo su personalidad, cada libro corresponde a un elemento definido

Las rosas no tienen especial dilema, a todo el mundo corresponden, culturalmente recibimos las mujeres, pero para nosotras resulta gratificante obsequiar a un amigo o conocido, familiar o no, amado o solamente admirado, cualquier hombre sin confusión puede recibir de manos de una mujer una preciosa rosa el día de Sant Jordi,

Les recomiendo encarecidamente olvidarse de televisiones, sobre todo telediarios, nada ni nadie nos debe amargar la fiesta.¡¡faltaría!!

Feliz san Jordi

Mayma

 

Deja un comentario