RSS

Hace días que me piden que publique un ritual abrecaminos, pues voy a comentar dos, uno mas fácil y otro mucho mas difícil, después, tu elijes, voy a empezar por el fácil:
En noche de plenilunio terciario, recorrer tres yardas y dos canás  recogiendo pequeñas flores amarillas con pétalos azules, las cuales mezclaremos con orina de oso pardo hembra, que no pase de los dos años de edad, lo pondremos todo a cocer con mandrágora, lipidio, ajenjo y argamasa amarilla, , lo mezclaremos con tierra arcillosa de cementerio hindú de casta alta, convenientemente remojada con un sustrato hecho a base de amapolas, muérdagos y helechos, dejar reposar el tiempo conveniente, o sea, siete fases agripinas. y aplicar en las orejas y en la lengua tres veces durante tres fines de semana rasputinos, mientras danzamos escupimos hacia el cielo y nos tiene que caer el escupitajo en el centro del ojo, ir probando hasta acertar,  un 2% de resultados positivos, ¡vale la pena!,

Ah, ¡ostias! se me olvidaba el estramonio, si miras en Internet verás que a esta planta se la llama también “el chocho de las brujas”, si, aunque te rías, solo es darle al señor Google, y claro, una vez comprobado,¿Cómo va a faltar esta planta en tan excelso ritual?
Esta segunda fórmula que menciono a continuación, solo la pongo para rellenar, porque la verdad es que es muchísimo mas complicada:

Pégate una fiesta de aquellas de no acordarte al día siguiente de haberte acostado, más bien para equilibrar toda la angustia de los últimos tiempos y romper un poco tanto esquema y tanta monotonía asfixiante.
Cuando estés repuest@ de la fiesta, apunta en un papel lo siguiente: yo no valgo para……., ¡hay! aquella vez, o aquella otra vez que……no me aguanto……… soy gilipollas………esto es imposible……. no voy a poder hacer…….. me da miedo……….., si alguien me viese ahora……..esta la cosa tan mal….., y cualquiera de esas tonterías que se te meten en la cabeza, coger una cerilla, prender el papel, pensar un poquito en lo fácil que ha sido quemar todas aquellas ideas que te gustan tanto, ¡ah! que no te gustan, pues no lo parece, piensas mucho en ellas, parece que las ames.

Aprovechar cualquier oportunidad para romper la rutina diaria, este ingrediente, es de suma importancia, y si se le adjunta un pelín de imaginación y gusto refinado en plan arcano XV, se potencia bastante, puede significar la diferencia entre echar un polvo y hacer una obra de arte.
Pensar en positivo, e intentar de cualquier manera, incluso haciendo trampas, subir nuestra autoestima, hacerse un regalo, el que sea, ¿por que? porque me lo merezco, y no tengo que dar explicaciones a nadie, pensar: ¡yo no voy a poder!, ¿tú, no vas a poder que cosa? ¿No te has enfrentado a situaciones mucho peores y has salido triunfando?, agotad@, si, abrasad@, también, pero triunfante ¿o no?
Volver a hacer caso a nuestra intuición y a las “corazonadas”
Hay que crear oportunidades, ocasiones, si me quedo en casa, no me relaciono, si no reviso mis archivos de conocidos, no recupero amistades, contactos, ¿como voy a crearlas?
Reconocer que al menos hay tres estados que impiden generar magia: preocupado, enfadado o nervioso creados por ese juez interno tan cabrón con nosotros mismos, a lo mejor deberíamos cambiarlo por otro.
Abrir un poquito la mente, ¡Ah! yo solo valgo para deshollinador  y para jugador de petanca, pues ya no vamos bien, vales para muchísimas cosas mas de las que crees, seguro, siempre es así, tu tendencia natural es a autolimitarte, tenemos habilidades y talentos insospechados.
La suerte es una cosa, que si la quieres tienes que salir a buscarla, solo así te la encontraras, tienes que estar ahí, en el momento adecuado, presentable, con ímpetu, con ganas, resultados, un 98%, tampoco es tanto
La suerte es como la magia, se genera, esa es mi opinión.

Recuerda que todos mis rituales son adaptables, solo sirven como base, después, tu haces tus cambios y los adaptas a tu forma de ser y de pensar, particularmente, recomiendo el primer ritual, es muchísimo más sencillo.
Patricio.

 

Deja un comentario