RSS

 

Si tuviese que decirte las razones por las que te amo sería inacabable, no hay una explicación única, no es lógica, solo puedo explicar lo que siento cuando estás conmigo, único, brutal.

Cuando llegas todo lo demás pierde sentido, ver tu cara es una alegría para mi alma, tu sonrisa me encandila, tu mirada me apabulla, tus rizos dorados, deslizándose como una cascada, me fascinan, el animal más bello, más delicado, más deseable, más hermoso.

Llegas, te estoy esperando, nuestras miradas se cruzan…sonreímos… nos besamos, un beso de amor, en un instante, la magia recorre nuestros cuerpos, se reconocen, se estremecen, desde nuestra separación ha pasado una eternidad, un instante, todo vuelve a ser una película en color.

Nos abrazamos, tu olor me invade, tu olor, para mi es todo, tu fragancia me revitaliza, acaricio tus facciones, mi satisfacción es completa, nos cogemos de la mano, cada gesto, cada mirada, cada sonrisa, una forma dulce de decir te quiero, un estoy dispuesto a cuidarte, a mimarte y a protegerte.

Me encanta tener tu cabeza en mi ala, oler tus cabellos, jugar con ellos, con dulzura… ternura… cariño, acariciar tu rostro suavemente, sentir tu respiración, cuerpo con cuerpo, al mismo compás, una sensación entre mística y sensual, entre mágica y amorosa, cerrar los ojos, grabar el momento en la memoria, es lo que nos dará fuerza durante el tiempo de separación, de añoranza.

Me complace en gran manera masajear tus pies, localizar tus puntos de relajación, estimular tus puntos placenteros, observar tus facciones, como se van relajando, cuanto tiempo tardas en cerrar los ojos, toda tú eres hermosa.

Me gusta observarte cuando duermes, sentarme a tu lado, velar tu sueño, admirar tu belleza, estás preciosa, libre, desinhibida, tu olor impregna mi alcoba, mis sábanas, después es lo que quedará en el momento de la despedida, en el primer momento de la añoranza, el rastro del amor.
Patricio

 

 

Deja un comentario