RSS

Quizás el título esté mal expresado, sería mejor decir ¿te quieres dedicar profesionalmente?, mal asunto, de alguna manera es parecido a mis fantasías infantiles, cuando leía un cuento en el que salían unas granjas de animales, todos muy limpios y bien colocados, hasta que te chocas con la realidad, para mí, que soy  rata de ciudad, lo de las vacas olía mal, pero lo de los cerdos, aquello era espantoso.

En esto conocerás gente de lo más variopinto, a los cuales, con el tiempo los dividirás en grupos.

El grupo agradable, te piden cita, vienen a verte, hacen unas consultas y te pagan tus honorarios, por tu tiempo y dedicación, pudiendo hablar con ellos en otros lugares de cuestiones de lo mas diverso.

El grupo de los cazadores de gangas, esto también es un arte, llevan el arte del regateo en la sangre, deben tener sangre fenicia, entonces te tendrás que preguntar hasta que punto te quieres desvalorizar, estos te suelen ver como un arcano andante, un tarot con patas.

El grupo de los altivos, como tu tiempo para ellos vale lo mismo que una puta mierda, acuerdan una cita contigo, y después ni se presentan, ni te avisan, ni se disculpan.

El grupo de los aristócratas, los que te llaman y tienes que dejar cualquier cosa que estés haciendo para atenderles, y si no lo haces, se dan por ofendidos, lo suyo es lo primero, y lo segundo, y lo tercero, no entienden que tu no tengas ganas, estés de fiesta, ligando o emborrachándote, ¿Cómo se te ocurre? Les perteneces, y si no, no haberte metido en este lío.

El grupo de la oreja dorada, a estos diles solo cosas que les gusten, dales la razón, lo que quieren oír, no te rías, hazme caso, tendrás clientes fijos para toda la vida.

¿Qué si hay más grupos?, claro, y multidivisiones,  ya los irás descubriendo por el camino.

Patricio

Deja un comentario