RSS

Dentro de las cosas raras que hemos vivido son las presencias, ¿Por qué podemos notar una presencia aunque estemos solos?, ¿Qué son esas presencias?, ¿Quién son?, ¿Qué sensación produce?

Lo de la sensación es de lo más curioso, hay desde quien se aterroriza a quien aquello le hace cierta gracia, o como mínimo es una cosa más de la normalidad del hogar, una parte más del conjunto.

¿Las presencias van con la persona o están en un lugar en concreto?, bajo mi experiencia están en lugares en concreto, en esta vida he cambiado muchas veces de casa, cada lugar tiene su que, mi anterior domicilio estaba tremendamente cargado, este, limpio, aún y así esta afirmación es relativa, pues diversos objetos pueden tener un “algo” que viaja con ellos, el ejemplo para mí serían mis muñecos.

¿Esas presencias quien son?, pues aquí hay diversidad de posibilidades, imaginaciones del subconsciente, personas que hayan vivido en el lugar en el pasado, algún pariente que de alguna manera te protege, o vete a saber, porque cada uno sabe lo que ha vivido, oyes cosas de otros, pero no sabes hasta donde es cierto o fantasía.

¿Cómo contactar?, el único método que conozco es la tabla ouija, artilugio que horroriza a muchos, pues mucha historia negra acompaña a tan aterrador instrumento, siendo actriz principal en muchísimas películas de miedo, a mi no se me ha aparecido ningún demonio por la utilización de la misma.

El gran Pitágoras, investigador incansable, al cual admiramos tenia una tabla ouija con la cual experimentaba con su querido alumno Filolao, el resultado de tales pruebas las recogió en un tratado al que llamó “Mensajes del más allá”

¿Y si te da miedo experimentar?, pues mantenerse alejado, yo tengo vértigo y no se me ocurre hacer alpinismo ni parapente, estoy en esta vida para hacer lo que me gusta, no para pasarlo mal, y lo que me gusta a mí no tiene por que coincidir en nada con lo que le gusta al vecino, ¿es bueno lo suyo?, para él si, pues ya está bien.

Patricio, no hagas, Patricio no pruebes, Patricio no juegues, cuidado, cuidado, pues con tanto cuidado igual no habría aprendido nada, ¿Qué si me he llevado sustos?, claro, cualquier cosa que ves por primera vez te puede dejar pasmado, después es más de lo mismo, todo depende como te lo tomes, unos flipan, otros se cagan, nadie queda indiferente.

Patricio

 

 

Deja un comentario