RSS

Hace ya un tiempo cayó en mis manos uno de aquellos libros antiguos sobre el tema magia, en el que habían varias fórmulas, hubo una que llamó poderosamente mi atención, polvos para maldecir, en su composición hacen falta unas gotitas de aceite para maldecir que según el mismo libro, se hace de la siguiente manera: “Se mezclan dos partes iguales de ajenjo y lepidio y se agregan dos cucharadas o dos onzas de aceite ( como base para los aceites puedes usar perfectamente aceite de oliva o aceite de almendras, o el que consideres oportuno que sea el que utilizas normalmente par estas cuestiones), Opcional, se puede agregar un trozo pequeño de raíz de hierba, (Estramonio, belladona, mandrágora o beleño estarían bien), y mientras se hace la mezcla ir pensando que ya va siendo hora de poner en orden algunas cuestiones pendientes con alguien, sobre todo con aquellos que andan jodiendo a los demás por hobby, pasemos a la confección del polvo.

Ingredientes:

Una cucharada de ajenjo en polvo

Media cucharada de piñas en polvo, (piñas de pino)

Un cuarto de cucharada de tierra de cementerio

Media cucharada de pimienta de Guinea

9 gotas de aceite para maldecir

Cuatro cucharadas de polvo de talco

Método

Se convierten en polvo todos los ingredientes sólidos antes de verter el aceite y el talco, echar las gotas de aceite y mezclarlo muy bien con las hierbas, entonces se agrega lentamente el talco y se va dando vueltas a la mezcla y se entonan unas palabras o una rima mientras se está removiendo, las palabras pueden ser escogidas por el fabricante del polvo, algo parecido a: (esto lo estoy haciendo para ti…….por guarr@, cerd@, asqueros@, babosa, y lo que se te ocurra, te maldigo y solicito que pagues de la forma mas angustiosa tu despreciable forma de ser, rata asquerosa), bueno, esto es solo un ejemplo para, que veas como va la cosa.

Estaba en ese tiempo fabricando los polvos para experimentar, cuando llegaron a casa, mi ex, con dos amigas, y cuando me preguntaron que estaba haciendo, les respondí: polvos para maldecir, ante lo cual mostraron gran curiosidad, ¿y esto como se utiliza?, de muchas formas, pero lo mejor es coger un puñadito y lanzárselo con fuerza, asco y rabia, sobre la silla donde se siente siempre o sobre una chaqueta que tenga colgada, lo importante es que no te vea nadie, y mientras le tiras el polvo piensa; ¡jodete!, al final, me pidieron un poco de polvo cada una.

Al cabo de unos días nos reunimos otra vez, y las dos amigas de mi ex estaban asustadas pues las dos lo habían utilizado, y les había funcionado, tal y como les expliqué, una en una silla y otra en una chaqueta, el de la silla había sufrido una caída con resultado de fractura y el de la chaqueta, de repente se le habían acumulado una serie de pequeñas desgracias continuadas.

Por mi parte estaba contento, alguien había hecho la prueba por mi, y aquello había funcionado.

Ahora que y sabes la fórmula, cuidado eh, recuerda, equilibrio, no pidas mas mal que el que hayas recibido, si no, puede haber rebote.

La imagen: en el cuenco, ajenjo, en la concha de mar, lepidio

Patricio

Deja un comentario