RSS

Los arcanos son algo que deben mirarse desde diferentes prismas, no creo en absoluto que tengan uno o 10.000 significados diferentes en concreto, es algo mas, mucho mas, decir lo contrario es limitar al tarot en gran manera, es totalmente identificable con personas como con circunstancias, reta a tu mente, si la abres de verdad entras en otro mundo, el mundo de las sensaciones.

El personaje elegido es El Enamorado, un hombre entre dos mujeres, también podría ser perfectamente una mujer entre dos hombres ¿Quién puede decir lo contrario?, mucho juego de manos, observa bien la carta, el personaje mira hacia una parte pero su cuerpo tira hacia la otra, se parece a mi, un personaje con tendencias polígamas, confirmada por mi genética, ¿un bicho raro por desear lo que para otros no es debido?, me importa un pito, deseo lo que me da la gana, exactamente como deberías hacer tu, dejarte llevar alguna vez por el instinto, salir a cazar, como nuestros ancestros, el control, el placer de la conquista, la presa puede verte venir, claro,  pero aun y así agradarle en sobremanera.

En mis fantasías por experimentar, a veces me gustaría ser mujer, pensar como piensan, mirar como miran,  sentir lo que sienten, casarme con el bueno y en plena ovulación salir a por el canalla, el prohibido pero irresistible, por el motivo que sea, que me empotre contra la pared y me devore, mientras me muero de placer.

¿Esto no es evolucionado? Seguro que no, lo evolucionado es engañar a la mujer embarazada, rupturas por malos tratos, segundas o quintas nupcias porque no nos aclaramos, parejas de hecho, cada tres meses, ocho parejas, sexo esporádico con desconocidos, o hasta con Omar, mi amigo butanero, árabe, ojos verdes, un cuerpazo, ¡claro! Está todo el día haciendo ejercicio,  representado en este caso perfectamente por el personaje central de la carta, el tío triunfa, es solicitado, no hay compromiso, y juntos nos reímos de sus planteamientos que al principio te pueden sonar raros pero después dan que pensar.

Patricio: ¿de verdad somos superiores a los monos que están a cada momento fornicando para reforzar los lazos sociales? no lo hacemos por prejuicios, por naturaleza estamos un poco “salidos”, el placer de la aventura, el peligro, cosas así, cosas que te hacen volver a sentir.

Si lo piensas un poco, de las filosofías que hay después de lo que pasa tras la muerte hay tres posibilidades:

De alguna manera hay cielo e infierno.

De alguna manera hay reencarnación.

De alguna manera aquí se acaba el carbón, o sea no hay más

¿Quién tiene la seguridad absoluta?, yo no, desde luego, y por lo que pudiera ser, tiro de la tercera opción, mejor sacarle lo mejor a la vida, fabricarme buenos momentos, porque los malos vienen solos, y al menos compensar un poco..

Es un escrito un poco transgresor, pero también me apetece hacerlo alguna vez, digamos que es mi otro yo, el travieso.

Patricio

 

Deja un comentario