RSS

Barcelona, 31 de octubre 2018, Natalia estaba excitada, estaba atardeciendo, era noche de Halloween, había estado recordando su pasado en el mundillo brujeril, había leído todo lo leíble sobre el tema, había investigado por su cuenta, había tenido maestros y maestras de lo más variopinto, había experimentado cuestiones de lo más variado, con más o menos resultados al principio, pero conforme avanzaba hacia lo oscuro, más efecto tenían tanto sus trabajos como sus hechizos

En los últimos días había rechazado diversas invitaciones para esta noche, invitaciones de todo tipo, desde lo aburridísimo familiar hasta organizar algún tipo de ritual para esta noche tan especial, lo había rechazado todo, tenía un plan, y había llegado el momento de ejecutarlo

Eran las 11 de la noche, estaba en la puerta del cementerio, hacía ya días que había localizado la tumba deseada, una persona odiosa, alguien muerto tras un episodio de violencia, o alguien que se hubiese suicidado, es lo que requería esta invocación, había investigado y había encontrado al personaje idóneo, una malvada que había matado a sus hijos con un martillo y murió en la indigencia sin haberse arrepentido de aquel acto atroz

Natalia profanó la tumba, cogió la jaula que traía, sacó la paloma, le cortó el cuello, vio como caía la sangre por los restos de la difunta y exclamó su petición tres veces, ¡quiero ser la bruja mas famosa de todos los tiempos, la mas poderosa! ¡Invoco a las fuerzas más oscuras, me entrego a vosotras, haced de mí según vuestra voluntad! ¡Concededme mi deseo!

Cuando acabó de recitar por tercera vez, notó un gran dolor, sus manos comenzaron a pudrirse, sus ojos sangraron antes de salirse de sus cuencas, los dientes empezaron a caerse, el cabello encaneció de golpe, y tras un aullido se deshizo como gelatina

 

1692, Salem, Massachusetts

Natalia volvió en si, se sentía diferente, como en otro cuerpo, estaba confusa, intentó moverse, no podía, sus manos estaban atadas a la espalda, una cuerda las sujetaba, y esta a su vez atada a un poste, abrió los ojos, muchos rostros hostiles la miraban, la insultaban y la llamaban bruja, intentó zafarse, no pudo, el fuego se iba avivando a sus pies, notó el calor sofocante, su cuerpo empezó a arder entre el jolgorio de la multitud, su cuerpo ardía, notaba quemarse cada parte, cada centímetro, solo un grito desgarrador finalizó el bárbaro espectáculo

 

Sevilla, 31 de octubre 2018, María del Carmen  estaba excitada, estaba atardeciendo, era noche de Halloween, había estado recordando su pasado en el mundillo brujeril (puntos suspensivos)

 

Patricio

 

 

 

 

Deja un comentario