RSS

Patricio: Soy el Emperador, el rey del mando, yo te digo como tienes que vestir, como tienes que peinarte, cuando te tienes que poner nervioso, de que te tienes que ocupar, que programas de la tele tienes que mirar, con quien no te interesa quedar para salir, a que tienes que temer, quienes son tus amigos y naturalmente tus enemigos, es fácil, suelen coincidir con los míos.

No te preocupes, no pienses, solo obedece, si no te descentras, mira mi casco, en él tengo un compás, lo tengo todo calculado, cuando te toca hacer cada cosa, yo se por que lo hago, tengo mis motivos, mis razones, déjate llevar, simplemente obedece, es mas fácil, solo tienes que hacer lo que te mandan y ya está.

Mira mi mano, tengo un mando, con el te controlo, tengo muchos botones que apretar, cada cual en el momento apropiado, es por tu bien, se mucho mejor que tu lo que te interesa, desde mi sofá vigilo tus movimientos y te llevo por el mejor camino, el que de verdad te conviene.

Emperador: soy Patricio, disculpa el retraso en la respuesta, me has pillado pensando en mis cosas, lo siento, ha sido un desliz, a veces lo hago, me olvido que soy un mandado y me da por pensar, te pido disculpas.

Te agradezco enormemente la atención que me prestas, tus desvelos por mi, ¡ay! ¿qué seria de mi sin ti y sin tu mando? ¿quién guiaría mis pasos y me diría lo que tengo que hacer en cada momento?, sin ti estaría perdido, descontrolado, haría como el arcano el Diablo, lo que me diese la gana, no lo permitas, como bien dices, podría ser mi perdición.

Por favor, no me dejes, no me abandones, necesito que me controles, si me dejas de atender, de preocuparte por mí, me da por pensar, malos pensamientos, como ponerme en el pellejo de la Emperatriz, dar un golpe de estado, echarte ahí, donde estás, con tu sillón, al monte y recuperar mi mando, mi trono, mi corona y mi palacio.

Patricio

Deja un comentario