RSS

Esto es algo que siempre hemos oído de nuestros padres para posteriormente aplicarlo a nuestros hijos, pero exactamente ¿a que nos referimos con amigos poco o nada recomendables?, llamados también malas compañías.

Pues los que nos puedan enseñar cosas no adecuadas, o mal vistas por la sociedad, en ese caso debes blokearme, retirarme la palabra, romper relaciones y hacerlo extensible a todos tus amigos y conocidos en la red, ¿Por qué?

Recuerdo hace unos años, una amiga de aquellas que no le puedes negar nada me pidió que cuidase de sus dos hijos durante tres o cuatro horas, yo era su último recurso, sabiendo perfectamente lo poco que me gustan los niños, estos en concreto de 10 y 12 años, su madre les había hablado de mi afición a la magia, y la cara de ambos en aquel momento era como pensando: con este viejales nos vamos a aburrir de puta madre.

La amiga se despidió de todos y nos quedamos los tres solos, los miré y les dije, no voy a perder mucho el tiempo, os voy a enseñar lo verdaderamente interesante, como se hacen trampas a las cartas, tiene dos ventajas, pulirle la pasta al otro o saber cuando te las hacen a ti, sus facciones cambiaron, de repente estaban interesados, les enseñé las normas básicas de poker cerrado, repartimos fichas y en 10 minutos estaban pelados, ¿Qué os ha parecido?, querían aprender, en ese momento era lo que más deseaban, estuvimos con las manipulaciones básicas una media hora, cuando vi que perdían un poquito de interés cambié inmediatamente de tema.

Hay otra cosa que debéis saber, a abrir una cerradura con dos hierrecitos, como cuando lo veis en las pelis, un nuevo interés se despertó en su mirada, saqué un estuchito, algo sencillo, un candado, ¡el de mi bici!, es de los guapos, en 10 segundos ya había abierto el candado, estaban flipados, antes de media hora ya habían aprendido ambos, y su sonrisa era de gran satisfacción.

Les enseñé defensa personal básica y muy efectiva cuando eres muy torpe, a hacer un pitio tremendo con el plástico del paquete de tabaco, a hacer cohetes con tres cerillas, a intentar silbar con un polvorón en la boca, a llorar lágrimas de sangre, a poner los ojos en blanco, y un poquito de introducción al hipnotismo.

Al cabo de pocos días nos vimos con la madre, Patricio, no se si reñirte o felicitarte, no se si los has pervertido o los has espabilado, me preguntan mucho por ti, pero a mi me da un poco de miedo.

No soy un canguro tradicional, tengo un don, saco del otro la parte traviesa, y no todos están preparados para eso, de cada cosa buena que te enseñe ira acompañada de tres o cuatro no tan recomendables o por llamarlas de otra manera, un poco mas traviesas, ¿sabes para que sirven?, para sobrevivir en esta selva.

Las cosas, más vale saberlas que no saberlas, después tu decides lo que haces con tus conocimientos.

Patricio

 

Deja un comentario