RSS

Este, para mi, es un escrito necesario, pues  sirve para responder a muchas preguntas a la vez, teniendo siempre en cuenta que hay otras opiniones y otros puntos de vista, siempre es bueno comparar.

¿A que me refiero exactamente en este escrito a magia amorosa?, porque el tema es mas extenso, mucho mas, me refiero a cualquier acto mágico que una persona efectúe para atraer a otra, como en todas las cosas en esto también hay grados, no es lo mismo hacer un abrecaminos para que los acontecimientos vengan un poco mas a nuestro favor, que hacer tomar un bebedizo de los digamos “durillos”, o hacer algún trabajo con muñecos,

Cualquier cuestión que tenga que ver contra el libre albedrío de la otra persona es magia oscura, sin duda ninguna tendrá un precio muy amargo.

A veces, comentando al respecto, suelo preguntar lo siguiente ¿lo quieres para dos polvos o lo quieres para siempre? Por que hay una gran diferencia, imaginemos por un momento un ejemplo, una mujer ha fabricado un bebedizo en concreto que incluía entre otras cosas  sangre de menstruación, si se ha hecho bien hecho, ¿Qué pasará? La otra persona saldrá a trabajar pensando en ti, volverá para estar contigo, los amigos, los familiares, lo demás pasará a segundo lugar, ¿Qué bonito parece, verdad? Pero es solo lo que parece, se pegará a ti, no te dejará respirar, te calmará de atenciones, pero aquella persona ya no es la que tu deseabas, es otra ¿y como te la quitas de encima?.

Una vez vuelvo a insistir en el primer principio de la magia, la fuerza del deseo, eso es lo que precede a todo, empiezas a imaginar, la cosa va tomando forma, llega el momento del acto, y haces la petición, recuerda, ¡cuidado con lo que pides! No sea que te sea concedido y entonces no te guste.

Hablar de magia blanca, negra o de otros colores es a veces muy relativo, pero de alguna manera vale para ilustrar, llamemos a una blanca y a la otra negra, ¿Por qué no?, aunque entre el blanco y el negro hay muchos colores, aunque también se le pueden llamar lados, el claro y el oscuro, ¿pero, ¿Cuál es la frontera? pues curiosamente funciona mas rápido y mas fuerte la llamada negra que la otra, una, a veces, es como plantar una semilla, necesita su tiempo, la otra como lanzar un rayo, en una tienes que poner tu esfuerzo, a partir de ahí ayuda en el camino, va apartando impedimentos imprevistos,  es parecido a aquella sensación de  ¡anda, que suerte he tenido, menos mal que a mi no me ha pasado esto o aquello! pero el camino lo tienes que hacer tu, la otra es diferente, pero tiene un precio, es un poco arriesgado adquirir un producto sin antes saber el precio final ¿no?, todos hemos oído alguna vez un término llamado rebote.

Sin duda, lo mejor es que los acontecimientos sigan su cauce natural, sin forzar a nadie a nada, porque a nosotros tampoco nos gustaría que nos hicieran algo que afectase nuestro factor de decisión, ¿o no?

Patricio

 

Deja un comentario