RSS

Dice el refrán que el gato escaldado del agua caliente huye, y es mas o menos lo que nos suele pasar con los tontos, algunos huimos de ellos, parece un acto de poquita misericordia, ¿Por qué lo hacemos?, tengo una teoría.

Porque con el rollo de que son tontos, con tanta tontería nos meten en unos líos que después para salir de ellos hay que pedir ayuda a toda la corte celestial, porque además todo el mundo se pone contra ti, ¡ya sabes como es!, ¡pobrecito!, ¡como eres!, y como te dejes llevar por tanta tontería de tanto gilipollas que hay suelto, acabas con sentimiento de culpabilidad.

Recuerdo una boda, una de esas cosas espantosas que le gustan a algunos, aunque a veces te ves obligado a asistir, había un pariente que tenía una hija que con el rollo que era tonta iba dando pellizcos a todo el mundo, la gente se incomodaba cuando la niña se acercaba, y los padres riendo de la gracia, y alentando a los demás con el rollo de la paciencia y cosas parecidas.

Yo no me libré del correspondiente pellizco, y tal como lo recibí le dí uno con la misma virulencia, es una norma de vida, tú me haces daño, yo te hago daño, la niña se fue llorando, señalándome, el furor en los semblantes de los padres fue evidente, así como la mirada de desaprobación del resto de los asistentes.

¡Que hipócrita es la gente, eh colega!, porque a más de uno le hubiese gustado y se contuvo, de hecho. así me lo mostraron comentarios posteriores de esos que se hacen a solas, y en privado.

Solo por imaginar, imagina que el resto de los asistentes hubiesen estallado en una sonora carcajada o aplauso, pues igual hubiese servido para algo, como mínimo para darse cuenta que hay cosas que solo te divierten a ti, a los demás les molesta, después, si la gente me rehúye no tengo por que extrañarme.

La locura no tiene nada que ver con la tontez, el loco es brillante, el tonto es estúpido, el loco es original, el tonto previsible, el loco te ilumina, el tonto te estorba, al loco lo deseas, el tonto, en lo más profundo de tu ser te da asco. El loco te dirá un piropo que te va a llegar, elegante, con estilo, con segundas y terceras intenciones, el tonto una grosería guarra, asquerosa, repulsiva.

¿Qué si me gustan los locos?, bueno, digamos que más las locas, pero los tontos, de ningún sexo, y en el fondo, cada uno tiene derecho a que le guste o no lo que le de la gana.

El tonto es el Loco invertido, todos nos giramos un poco alguna vez, la cosa es darse cuenta, recuperarse y volver a ser el Loco, con las locuras de siempre, no el tonto del culo en el que me convierto cuando me doy la vuelta.

Patricio

 

Deja un comentario