RSS

Unos de los ángeles que siempre nos han llamado más la atención son los querubines, explica el libro del Génesis, que Dios puso querubines protegiendo el árbol de la vida, lo cual ya nos habla y mucho de la función que tienen, vigilar y proteger.
En el libro del Éxodo, explica que en la tapa del Arca de la Alianza tenía que haber dos querubines con las alas extendidas, en forma de cobijo o protección de lo que había dentro, lo cual confirma la idea.

Tenemos la visión errónea de los querubines en el sentido que nos los imaginamos como unos angelitos infantiles con cara de bebé, pero eso es un error ampliamente difundido, veamos, hay dos raíces hebreas de donde puede venir la palabra querubín, y tened en cuenta que lo que escribo es pronunciado, pues el idioma es totalmente diferente, entre otras cosas no tiene vocales.

Una de las palabras es “krubin” que literalmente significa angelito, pero no es la correcta, el contexto nos lo indica,  la otra es diferente, que además es la adecuada es “crubin” que significa segundo, guardador o cercano, y los querubines son segundos, tras los serafines, esta segunda definición es la correcta, de la primera viene la visión tradicional de los querubines con forma de cara infantil. En el primer libro de los Reyes explican la forma que deben tener al ser tallados y cubiertos de oro y la medida exacta.
Y ahora lo maravilloso, el profeta Ezequiel en el capitulo uno tiene una visión extraordinaria, y ahí los ve en directo, lo podéis comprobar, en el capítulo numero 1 de libro, Llegaron con un viento huracanado, tenían cuatro caras, dice textualmente, sus piernas eran rectas, y sus pies parecían pezuñas de terneros, y dice que ¡¡brillaban!!, los serafines no, de los serafines dice que iban vestidos con ropas blancas, recordar el simbolismo de ropa blanca = justicia, o sea, los serafines son los que imparten justicia, pero ampliaremos cuando aborde el tema.

La descripción de estos seres desafía la imaginación, voy a citar textualmente: Su aspecto era como de carbones de fuego encendidos, el fuego resplandecía, y del fuego salían relámpagos, y corrían a forma de relámpagos, o sea que se desplazaban a una rapidez increíble, y con un ruido muy potente pues dice que el ruido de sus alas era “como el tumultuoso ruido de un campamento militar”, como se puede deducir no tiene nada que ver con la imagen de los angelitos con cara infantil.
Los describe como en grupos unidos por las alas entre ellos, imagínate, un grupo de cuatro ángeles con cuatro caras unidos entre ellos por las alas superiores y desplazándose a la velocidad del rayo, los he puesto marcados por un círculo en la imagen de la publicación.

Patricio

 

 

Deja un comentario