RSS

Esta tarde hablando con mi amigo Patricio, surgió no sé como el término “gilipollas” y hablando sobre él, me dijo: ” Oye,.¿ y por qué no escribes algo, sobre los gilipollas?, asemejándolo a algún perfil psicológico? A lo que yo respondí, que se podían comparar, o quizás identificar con lo que viene a ser una persona narcisista. Así que buscando os doy lo que es la definición de Gilipollas.
Gilipollas: persona que es tonto o estúpido en exceso.
Una de la sintomatología del gilipollas, es la egolatría, es decir, el gilipollas clásico que se conoce demasiado a si mismo, y no conoce ni es capaz de concebir otra cosa; se adora y se besa y está encantando de haberse conocido. Digamos que es una persona redundante, que es dos veces él o más. De aquí, compararlo con la personalidad con rasgos narcisistas.
Hay muchos tipos de gilipollas, están por todas partes, nos rodean, algunos son gilipollas en silencio, tardas tiempo en darte cuenta, están solapados entre la gente normal, parecen uno más, pero cuando menos te lo esperas, zas! te das cuenta de que estás ante un gilipollas auténtico genuino e integral. Estos especímenes te hacen la vida molesta, sobre todo porque te confunden, no sabes muy bien que son, a veces piensas que es buena persona, otras veces que tiene un mal día, y de repente te das cuenta de que no, de eso nada… lo que es, es un gilipollas.
El más incordiante que te puedes encontrar es el que va por derecho, el Gran Gilipollas. Éste es imbatible, luchar contra él, es luchar contra un muro acorazado, indestructible, te entrarán ganas de quitártelo de encima, desearás que deje de hablarte, que se pelee contigo , pero eso no ocurrirá, porque es como un vampiro, necesita chuparte la sangre y convertirte a ti en un gilipollas también. Hagas lo que hagas el podrá contigo, porque los gilipollas es lo que tienen, son fuertes, no sufren, son inmunes a todo y lo único que hacen es molestar, crispar, y ponerte de los nervios.
¿Cómo sabemos que estamos ante un Gran Gilipollas?
La mayoría responden a unos rasgos bastante fáciles de reconocer: Atención que están por todas partes: -Suelen moverse lentos y se tambalean de forma bobalicona de un lado a otro. -Hablan como si todo lo que dijeran fuera verdades absolutas y en realidad son siempre grandes gilipolleces. Usan un tono de voz chulesco, y hablan muchísimo, aburren a cualquiera y no escuchan porque solo les gusta oírse a si mismo.
Cuando intentan conquistarte te miran de arriba abajo, por encima del hombro, como si fuesen superiores e inmediatamente después sueltan una gilipollez del tipo: nena… estás muy buena. Pero este término, no entiende de géneros, también existen mujeres gilipollas, no me estoy centrando sólo en el hombre, eh!!
Intentará hacerse amigo tuyo rápido y de una forma forzada, te dará pena al principio, pero ¡no caigas! Luego te arrepentirás porque ellos buscan relaciones para toda la vida, te agarran y no te sueltan. -Suelen llevar una vida vacía, y desgraciada, aunque tengan a veces poder, incluso familia, suele ser gente solitaria y gris. Caminan con gestos inocuos y miradas dobladas, altaneras, fingiendo ser parte de la masa.
No podemos librarnos de ellos, están por todas partes, sí, puede que sea una invasión: algunos están en el poder, otros en el mundo del deporte, la televisión (ahí abundan) puede que alguno forme parte de tu familia, pero una vez identificados y si el resto de los mortales permanecemos unidos no podrán con nosotros. De momento somos mayoría… pero solo de momento…

…Y ahora yo te pregunto: ¿Conoces a algun@s de ell@s

Diana Jiménez Toledo

Deja un comentario