RSS

Soy el Tarot, se cosas, percibo situaciones, para eso me diseñaron, para conocerte, para saber sobre ti, soy mucho mas que un juego de estampitas, soy quien entra en tu interior, quien te escudriña,  sé cosas  sobre ti, mucho mas de lo que te imaginas, voy a utilizar a uno de mis informantes, El Mago, (tienes un aire parecido a este personaje), que tire las cartas y me informe quien eres.

Eres como la Rueda, una persona contradictoria, te vas a los extremos más veces de las aconsejables, tanto estás arriba como abajo, ¡dale! ¡a repetir errores!, es tu tendencia, a veces, eres como El Enamorado, simpátic@ y sociable, y si me apuras, un poco como el Loco también, un poquito, aparte de aparecer y desaparecer cuando te da la gana, por esa tendencia tonta que tienes a confiar demasiado en los demás, por eso te llevas los palos que te llevas, como La Torre, ¡ala!, otro “catacrac”, por idiota y confiad@.

Pareces nuev@, no espabilas, y como vas aprendiendo a base de ostias, te vuelves  como El Ermitaño, un poco mas cautelos@ y reservad@, en tu cueva, física o mental, ya estás bien, e igualmente que La Luna no terminas de abrirte a los demás, has descubierto como El Papa que darte a los otros demasiado, no es inteligente, hasta que no tienes un conocimiento mas profundo del otro, así la cagas menos, recuerda, desconfiar es una de las normas elementales de la vida, así te joden menos.

Cuando estás como La Sacerdotisa, observando como la cagaste y diciéndote a ti mism@, ¡es que lo sabía!, auto acusándote sin compasión ninguna, es cuando tienes que recargarte con un poquito del ego del Emperador, que te da La Fuerza para recomponerte, aceptarte, pasar de los demás y volver al camino que te corresponde, el tuyo, como has sido siempre y a tu manera, que no tiene por que coincidir con la manera de los demás.

Entonces, te ven como al Diablo, por tus ansias de variar y cambiar algunas cosas establecidas, y te preguntas ¿establecidas por quien? y como El Arcano sin Nombre intentas cortar todas las restricciones y obligaciones que te imponen o te impones constantemente a ti mism@, o sea, exactamente esas que te aportan infelicidad, las que haces y no entiendes por que coño las haces.

Por  fuera eres como La Justicia, intentas aparentar control y disciplina, pero por dentro te pareces al Colgado, guardas miedos e inseguridades, muchas veces asfixiantes, tu personalidad, tiene puntos flacos, en algunas cosas estás en pelotas, exactamente como los personajes de El Juicio, como dice Rosa de Patricio: estás muy verde en algunos temas femenino/práctico, aprende a perdonarte, de eso tienes que tomar ejemplo de Templanza, perdonarse a uno mismo puede ser tarea difícil y complicada..

Aprende de la Emperatriz, tienes que ser “más puta”, tienes muchas capacidades sin aprovechar, actúa como la dama de El Mundo convierte esas capacidades en ventajas para ti.

Ah, por cierto, a veces te pasas un pelín con la autocrítica, te pones de rodillas a ti mism@, como la dama de La Estrella, y como El Carro, quizás tengas demasiada necesidad de agradar a todo el mundo, un rollo que agota y no lleva a ninguna parte, además te obliga a llevar constantemente todo el equipo, la corona, los caballos, el carro, el cetro, ¿vale la pena tanta carga para tan poca recompensa?, recuerda la ley de tercios, hagas lo que hagas siempre habrá un tercio a quien no le gustará, nos pasa a todos.

Céntrate, no te disperses, pareces el rey o la reina de la dispersión, ¡que se haga la luz, ostias!,¡que salga El Sol!, fíjate en los niños que aparecen en la carta, apóyate en quien debes, pero sin agobios, tranquilamente, observa, el que te espera en la orilla, mírale la cara, no tiene una cara de estar esperándote para meterte “la bronca”, o lamentarse, lo hace alegremente, como diciendo, ven, estoy aquí para recibirte, ayudarte y aliviarte, incluso en los momentos mas oscuros, de alguna manera, aparece ese alguien, a veces, la persona mas insospechada.

Patricio

 

 

Deja un comentario