RSS

A veces creo que no acabamos de entender bien este concepto, criticar, hablar mal de alguien, yo el primero, olvidando el origen de la palabra que se refiere mas bien a ensalzar las virtudes de alguien desvelando asimismo sus defectos, y no, no es lo que hacía, no, mas bien eran solo los defectos o lo que me sentaba mal, de virtudes, ninguna.

Un día me puse a pensar, si esto es lo que hago, hago algo mas, maldigo, si, si, maldecir, porque maldecir, ¿Qué es?, hablar mal de alguien o desearle algo malo, muchas veces sin haberle visto la cara, solo por el face, ¡ostias!, estoy tarado, esa es la conclusión a la que llegué, ¿y que me aportaba esto?, rabia e infelicidad, tener mi mente ocupada en cosas negativas, lo cual me hacía sentir mal, esa solo era una parte del rebote, karma o como quieras llamarlo.

Para ilustrar el tema de las críticas, he elegido la carta de La Sacerdotisa en su parte negativa, ¡ojo! que también tiene positiva, como todas, pero no es la intención del escrito de hoy, por eso he puesto como imagen el arcano de una baraja muy curiosa, ve a las cartas en su parte negativa.

Bajo ese prisma se ve claro, solo hay que mirar la lámina para verle el que, miro, lo anoto en el libro para que no se me olvide detalle, y voy afilando mi lengua, naturalmente sigo con mi casco cerrado, como mi mente, veo lo que quiero ver, a mi manera, ahora ya se como joderte, ¡te vas a enterar!

Ante las críticas malintencionadas, perversas o distorsionadas solo se puede elegir entre dos opciones, encajar o pasar, si encajas te calientas, te encabronas, afilas tus uñas para dar buena cuenta del contrario, mucho esfuerzo para nada, porque en el fondo solo trae amargura, si pasas eres feliz, es como si fuese festivo, estuviese perezoso sin ganas de salir y encima lloviese, pensaría, ah, está lloviendo, y no pensaría mas en ello, pues en esto lo mismo, ni oreja, que digan lo que quieran.

El pasar, incluye el resbalado, aquello no tiene nada que ver contigo, es como un pedo, solo ruido y mal olor, pero desaparece rápidamente, piensas: Merceditas se ha tirado un pedo y nada mas, solo te apartas para que no te contamine, aunque hay días que parece que la Merceditas haya comido alubias, porque no para de pederse, bueno, ya hará la digestión.

Recuerda la ley de tercios, es lo mismo lo que hagas, lo que te esfuerces, siempre habrá un tercio a quien no le gustará, y aunque siempre hayas ido punto en blanco, como un día te manches, ya sabes lo que pasará por experiencia, con lo cual, amig@ mi@, a tu puta bola, pasando que es gerundio.

Patricio

 

 

Deja un comentario