RSS

¿Acaso piensas que puedes ser feliz mientras yo me arrastro bajo el peso de mi desdicha? Podrás destrozar mis otras pasiones, pero queda mi venganza, una venganza que a partir de ahora será mas querida que la luz o los alimentos.”

Mary Shelley, escritora y autora de Frankenstein.

Leo mucho sobre el perdón, los buenos deseos, los buenos instintos,  veces parece que estemos haciendo un cursillo para ángeles, sin tener demasiado claro que son los ángeles ni sus atribuciones, pues si lees el Apocalipsis, veras lo despiadados que pueden ser los ángeles en otras circunstancias, aniquilando a millones de personas, sin ningún tipo de miramiento.

Tanto perdón a veces aburre, la gente no devuelve en general porque no sabe, tiene temor por alguna cuestión o repercusión, o no tiene medios para realizar sus deseos, fíjate en el estado, la haces y la pagas, en cambio no se considera venganza, sino justicia.

Claro, con lo mal que suena la palabra, y con lo que nos critican cuando la mencionamos, cualquiera la dice, ¿y si cambiásemos la palabra por revancha?, esta si está más aceptada y es más normal, decir: oye, quiero la revancha, es de lo más normal y nadie se escandaliza.

En esto hay una paradoja, cuanto mas cabrón eres, mas te respetan, si vas con los “blanquitos”, no te preocupes, te las darán por todos lados, está bien tener mentalidad de sparring, encajas y te jodes, es lo que hace, solo intenta protegerse para que no le den mas fuerte, es una opción, claro.

¡Ah!, la venganza, puede ser un auténtico desastre o una obra de arte, es una mezcla de sensaciones, el autocontrol para no precipitarte y así no equivocarte, la emoción de trazar un plan, acogerte a él cuando el personaje siga fustigándote, ir modificando ese plan y enriqueciéndolo, buscar aliados, destruir alianzas, idear cepos y señuelos, aplicarlos a tu plan, empiezas por una idea, y después va tomando forma.

¿Hablo de la venganza como una forma de vida?, para nada, eso solo produce amargura y un  sin vivir, no, me refiero a ese personaje que la ha tomado contigo y parece viva para joderte, ahí, si, ahí hay que dar con toda la fuerza y con la misma piedad que el otro tiene contigo, o sea ninguna.

Me imagino que pocos estarán de acuerdo, es lo mismo, una cosa es lo que se dice con la boca y otra muy distinta lo que se piensa en la parte más intima, todo depende lo que te hayan hecho y como te lo tomes.

En la última película de los siete magníficos, la chica a la que le han matado el marido, el protagonista le pregunta, ¿quieres venganza?, ella responde, quiero justicia, pero acepto venganza.

Toda una frase.

Patricio

Deja un comentario