RSS

 

Esta es una palabra que no pasa de moda, la suerte, eso que todos queremos, nos quejamos cuando parece que huye de nosotros, relacionamos la suerte con sucesos imprevistos que favorecen o desfavorecen a la persona en un momento dado, envidiamos la suerte de los demás como si fuese fruto del azar, como si fuese algo que viene de la nada, por conjunción de los astros o cosas parecidas.

Podríamos relacionar perfectamente la palabra suerte con que te toquen 30 millones de euros a la lotería, el día del sorteo la alegría que te puedes llevar será enorme, aunque eso es muy discutible, pues algo así también te puede traer la desgracia y lo que en principio podría ser algo tremendamente positivo puede llegarse a convertir en una desgracia, por ejemplo, si debido a mi dinero mi hijo es secuestrado con el resultado de muerte, entonces, sin duda maldeciré ese día que en su momento fue tan maravilloso.

Si vamos a la raíz de la palabra vemos que tiene su origen en dos palabras que después forman parte de otras raíces que comentaremos en otro escrito, pues la cuestión es larga, pero digamos que las principales son las palabras latinas sors y sortis, dos palabras que en su original son diferentes, pues se refieren a dos cuestiones diferentes.

Los sors eran unas pequeñas cuentas en forma de dados, los cuales eran utilizados para conocer el futuro o el destino, quizás la muestra mas evidente del sentido seria cuando Julio César cruzó el Rubicón dijo la frase tan conocida, “Alea iacta est” aunque la idea no es tanto “la suerte está echada” si no mas bien “los dados están lanzados”, para entender esta idea solo tenemos que adentrarnos en vida y costumbres romanas de aquellos tiempos.

En cambio sortis, viene del sorteo que se hacía entre los soldados romanos una vez habían acabado su servicio militar, premiándoles con un lote de tierra, estos lotes eran de unas proporciones muy parecidas pero muy diferentes entre ellos, pues no es lo mismo un terreno frondoso a la orilla de un rio que un pedregal, el ejemplo lo tendríamos en el personaje de Máximo en la película Gladiator cuando le es entregada una dehesa magnífica cerquita de Mérida.

La suerte la identifico con la carta Los Enamorados, si examinas a los filósofos puedes encontrar frases como: “la suerte es como una flecha lanzada que hace blanco en quien se ha esforzado y ha luchado tenazmente para conseguir un fin”.

Decimos que este arcano entre otras cuestiones es un arcano en el que tenemos que decidir entre dos o más cuestiones, si, desde luego, pero después de habernos esforzado, después de haber hecho un trabajo intenso, si observas la carta lo ves, ¡los campos están arados!, o sea se ha hecho un trabajo, son esos pequeños detalles que a veces nos pueden pasar desapercibidos, sobre todo a los que somos de ciudad.

Sin comprar un boleto no te puede tocar la lotería, sin examinar un problema desde varios prismas muy posiblemente nos podamos equivocar en una decisión, si no somos tenaces y persistentes nos podemos amilanar en cuanto aparecen dos problemas.

La suerte hay que buscarla, trabajársela, invertir nuestro esfuerzo y constancia, para que te otorguen una porción de terreno tienes que haber hecho algún tipo de “servicio militar”

Patricio

 

Deja un comentario