RSS

Es la que ha quedado dentro, la que no ha podido cumplir sus sueños, la que se ha quedado dormida con el paso del tiempo, es aquella que deseaba ser princesa y no lo es. Y sigue conteniendo emociones, que no es libre de sentir, ni de obrar. Vamos a traerla de nuevo hasta nosotros y a traer todo lo que tiene guardado en su interior, lo que tiene en un rinconcito de su corazón.

Encuéntrate con ella;

Busca un lugar tranquilo, enciende una vela blanca, unas flores de color blanco, ponte cómoda, aparta de ti todo lo que te pueda distraer, este es un momento para ti….solo tu y esa niña.

Concéntrate en la llama de la vela, cuando menos 5 minutos, fíjate como la llama de la vela regresa a ti. Cierra los ojos y deja salir a esa niña que esta dentro de ti. Imagina las sensaciones, las emociones, escuchala…incluso si te reprocha….Estas sola con ella, pídele que confié en ti, que te de una oportunidad. Habla con ella como si estuviera sentada frente a ti, como si pudieras tocar su mano, imagina que la tocas, que sientes su calidez, su sonrisa infantil….

Relájate, imagina los mejores momentos de tu infancia, tus padres, tus recuerdos gratos y dale las gracias por ellos.

Termina, apagando la vela con tu mano izquierda, recoge ese soplo y lo pones en tu corazón en medio del pecho. Cada vez que puedas o te acuerdes afirma de manera contundente.

“Yo me amo, me tengo a mi misma y soy valiosa, que alegría”, pon tu mano derecha sobre el corazón, mientras lo haces.

Chamana Guajira

Deja un comentario