RSS

Barcelona, 1634

 

Me llamo Andrés, tengo10 años, hace poco, Felipe, el verdugo compró mis servicios a mis padres, les dijo que yo tenía “madera” para el oficio.

¡Andrés!, mañana tienes tu bautismo de fuego, tu primera ejecución, y además de las mejores, la muerte cruelísima, esta noche, cuando estés en la cama, repasa todas mis enseñanzas al respecto, yo no viviré siempre y tu heredarás un oficio.

Allí estábamos una multitud, El desgraciado que iba a sufrir  el  tormento, el oficial representante del rey, los monjes de la orden de san Benito, los familiares del reo y Felipe.

El ambiente es festivo, como en toda ejecución, se ven los puestos que ofrecen productos de lo mas diverso, las madres sujetan fuertemente las cabezas de sus hijos, para que no se pierdan detalle de lo que le pasa al reo, servirá como ejemplo, todas aquellas lecciones que se aprenden con dolor no se olvidan.

Hemos hecho un recorrido 100 paradas antes de llegar a la horca, en ellas, cada vez se ha leído una parte de la sentencia y se la han aplicado al reo, ahora 10 latigazos, ahora se le amputa la nariz, ahora 2’ latigazos mas, ahora, amputar las orejas, y así hasta el final, o sea, el reo lo que tenía ganas es de que lo ahorcaran ya y le dejasen ya de tanto tormento

Al pasar por la calle de los cordeleros se ha lado bastante tumulto, los familiares del reo los insultaban, alguno de ellos habría fabricado la cuerda, al final, optaron por cerrar sus comercios pues sus vidas empezaban a peligrar.

Lo mas curioso es cuando el reo ha muerto en la horca, Felipe lo ha bajado y lo ha descuartizado, entonces nos hemos ido con nuestra mercancía a la calle del Pou Dolç, (Pozo dulce), donde Felipe ha expuesto su mercancía mientras se arremolinaba gente a su alrededor, todos quieren su parte, después se guardarán como reliquias, se harán filtros y demás utensilios para hechicerías variadas.

Lo mas buscado son las manos, con ellas los ladrones suelen realizar el hechizo de gloria, embadurnan la mano con grasa animal y encienden sus dedos, si se encienden los cinco, es un buen augurio para salir a robar, si se encienden cuatro, habrá que ir con cuidado, si se encienden tres, ya hay alguno que no quiere salir con el grupo, y así hasta no encenderse ninguno.

Estoy contento, ha sido un buen día para Felipe, me ha dado una moneda de plata, mi madre estará orgullosa de mi, por primera ve la gente me miraba con respeto, habrá que pensar en ello.

Patricio

Deja un comentario