RSS

Concuerdan los autores que es una carta de cambio, no de muerte física, como de costumbre, discrepo, ¿carta de cambio? Desde luego, pero de más cosas, incluso de muerte física.

La muerte, eso que nos horroriza tanto, ¿Por qué?, por dos motivos básicos, por el apego que tenemos a las cosas de la vida y por el hecho de morir con dolor.

Estos días he estado visitando un geriátrico, y en conversaciones con personas he visto que deseaban la muerte, no como un enemigo atroz,  si no como una liberación a sus penas y dolores, como un amigo largamente esperado, un amigo que te lleva a casa, por fn.

A veces pueden pasar dos cosas, o bien te encuentras terriblemente cansado, solo, abandonado, sin ilusión ninguna, lo he podido observar estos días en las caras de varias personas, no esperan la muerte como ningún tipo de castigo, si no como una liberación, se acabaron los problemas, los sinsabores de la vida, las penas, el dolor.

Si observamos el corazoncito rodeado por un círculo, vemos que no es una espera con dolor, si no con amor, una especie de rezo, “por favor, ven a buscarme”, te necesito, me gustaría dormirme y no despertar.

En algún momento deja de ser una enemiga para ser una aliada, ¿y lo que queda detrás?, había un hombre, el mas sabio de los hombres, se nombre era Salomón, el mas rico, el mas poderoso, el mas experimentado, y al final de sus días llega a una conclusión: Vanidad de vanidades, todo es vanidad.

¿Carta de cambio?, igual si, de hábitos, de vida, de dimensión, de estado o vete a saber, tanto maestro repetitivo me carga la cabeza.

Patricio

 

 

 

Deja un comentario