RSS

 

Hoy voy a identificar la carta La Emperatriz con una figura histórica, La reina Catalina de Medici, La Emperatriz, mira de reojo, cuando Catalina te miraba de reojo, estabas jodido.

Nos situamos en el siglo XVI, mas cercano a la creación del Tarot de Marsella que ahora, siglo XXI., las cartas tenían un simbolismo mas conocido, por los ropajes que usaban, la identificación con los personajes, reales en aquel momento histórico.

Catalina era hija de Lorenzo de Medici, huérfana a muy temprana edad, fue criada entre varios familiares, según designaba su tío, el entonces importante cardenal y mas tarde, Papa Clemente VII, asimismo, pasó temporadas en diversos conventos, formándose para lo que debía ser, una reina.

Ya de pequeña dio muestras de cómo era interiormente, una auténtica Medici, a la edad de 6 años, y como castigo a una de sus tempranas refinadas maldades, se la castigó con envenenar a sus perros y hacer que contemplase su agonía, cosa que hizo sin inmutarse, y con una enigmática sonrisa, estaba descubriendo una de sus vocaciones, con los años se convertiría en una experta envenenadora, esto, unido a su tremenda afición por las obras de Maquiavelo, estaban formando al monstruo.

Se concertó la boda con Enrique, Duque de Orleans, que a la postre accedería al trono, rápidamente se percató de los amoríos de su marido con Diana de Poitiers, una noble y bella dama que ya había sido amante de el padre de Enrique, no protestó, se sometió a las circunstancias, se hizo amiga de la tal Diana, hasta el punto de convencerla de atraer a su marido a su lecho por cuestiones de estado, y le pidió asesoramiento en cuestiones de almohada, consiguiendo su objetivo, tuvo 11 embarazos, de los cuales salieron 5 reyes,  pero después de varias turbulencias y fallecimientos, su linaje no prosperó.

Su marido, el rey Enrique, en un ensayo de prueba para un torneo de justas, tuvo un accidente y se le clavó en un ojo una astilla de una lanza, los médicos no sabían que hacer, tenían pocos precedentes, y que fueras médico en aquel tiempo y el rey muriese en tus manos no era una buena cosa, ni un augurio favorable.

Catalina se mostró como lo que siempre había sido, tomó el control, hizo que cogieran a diez condenados a muerte y les clavasen a todos ellos una astilla igual en el ojo para que sus médicos pudiesen experimentar, al morir los diez, mandó decapitarlos para seguir experimentando.

Fue la que ordenó la matanza de los hugonotes en la famosa noche de San Bartolomé, de un plumazo liquidó a los protestantes y sus bienes fueron incautados para la corona y de paso se ganó la simpatía de los católicos, una buena jugada.

Nada mas tomar el poder, hizo requisar a su “amiga” Diana todos los obsequios recibidos tanto por su marido como por su padre y sin miramiento ninguno la desterró, tal como decía Maquiavelo, la venganza en su justo momento.

Pero sin duda, su hazaña mas famosa fue la siguiente:  hizo construir en palacio una serie de muros, dobles paredes y canales en los que se podían oír conversaciones depende de donde estuvieses escuchando, de ahí la expresión mundialmente conocida: “cuidado, las paredes oyen”, de ahí viene la frase, de una Emperatriz que miraba de reojo.

Patricio

 

Deja un comentario