RSS

Esta versión del Loco me tiene atrapado, La Loca, esa mocita del la imagen, delgada, ¿Cómo no va a estarlo con lo poco que come?, haciendo piruetas, inadaptada y tierna, recta e indisciplinada, tímida y exhibicionista, tan frágil y tan fuerte a la vez, un mar de contrastes, de contradicciones, no puede evitar lo que es, una extremista, lo cual la convierte en encantadora para los que la aprecian en profundidad.

Viste como quiere, ella es su moda, tiene una gracia especial, rebelde por naturaleza, no se ajusta a convencionalismos, marca su propio estilo, su cuerpo es en si un adorno, y esa camiseta de flores, ¡ay dios!, verla con ella es una tentación rozando lo irresistible.

Tiene un espíritu muy poderoso, indomable, una combinación de energía personal e impersonal, una locura sagrada corre por sus venas, lo concreto y lo abstracto se funde para engendrar su propia visón de conjunto.

Le incomoda el mundo de la razón, se ve atrapada en una cárcel sin barrotes, sus alas se encojen, la libertad es un grito sordo que enardece su alma, su personalidad inconformista la revoluciona, no sentirse comprendida es un sino en su vida.

Su mente vuela ágil, es instinto puro, su fantasía, desbordante, sus conclusiones absurdas, pero brillantes, irracionales, pero acertadas, crudas, pero reales.

Su parte oscura pasa desapercibida, invisible, los instintos la transforman, será tu mejor amiga o tu peor enemiga, no la subvalores, no lo aparenta, sus preciosos colmillos pueden contener veneno a voluntad, los mismos labios que te besan te pueden matar, tras esa sonrisa arrebatadora.

Aborrece lo mediocre y lo vulgar, las burdas facciones y las caras largas, y se erige como salvadora de causas perdidas, aunque la lucha sea en solitario, acompañada y sola a la vez solo le queda hacer piruetas y reírse de si misma.

Su mirada es especial, te seduce y te ama, o te taladra hasta lo más profundo de tu ser, te da la sensación que lee en tu pensamiento, parece que no vea y lo ve todo, que esté impasible y hierve por dentro.

Esta es La Loca, mi loca.

 

 

 

 

 

Deja un comentario