RSS

 

La salud es uno de los temas por los que se suele consultar muchas veces, te sale esta carta y en lo primero que te fijas es en el pedazo de espada que lleva, parece que nos van a tener que operar de todo, ¡ostias!, ¡que angustia!, ¿podría ser una operación?, podría ser, pero vayamos a lo mas normal, porque operarnos no nos operan cada tres meses, pero al médico si solemos ir al menos con esa frecuencia.

Voy a aplicarme la carta cuando voy a ver a mi doctora, ahí sentada, a veces parece que no le enseñaron a sonreír, siempre tan seria, tan estricta, parece la señorita Rotethmeyer de Heidi, con un arte especial como de sutilmente culpabilizarte a ti de todo lo que te pasa, que si, que tiene razón, pero hay otros que tienen mucha mas gracia para decirte las cosas, bastante jodido estás tú, como para que venga encima alguien a darte la brasa.

La balanza de La Justicia, venga señor Patricio, vamos a pesarle y a tomarle la tensión, ahí voy contento, voy reduciendo, ¿pero en ese momento tiene una palabra amable, alentadora?, ¡que va!, simplemente asiente y calla, pero ¡ojo!, como hayas engordado medio kilo, entonces el talante cambia, te mira fijamente y dice: señor Patricio……………., y pasas al departamento de los regañados, castigados a dieta.

Ahora afrontamos la pregunta clave, ¿sigue fumando?, al contestar siempre que si, saca su espada y empiezan las amenazas, me protejo con el escudo del Emperador y le contesto, si, si, pero tenga en cuenta que ni bebo alcohol ni tomo café, pero me desarma rápido.

Me gustaba más cuando tenía de médico al Loco, siempre tenía una sonrisa y algunas cosas que achacaba a la edad y no a ninguna maldad realizada a medianoche en forma de excursión imprevista al frigorífico, también recuerdo con mucho cariño al doctor Diablo, cuando abría la ventana para fumar los dos, a la doctora Templanza, siempre aportando buen rollo y tranquilizándote.

Bueno, a veces te toca uno a veces otro, ¿será cosa de suerte o del karma?

Patricio

 

Deja un comentario