RSS

 

La Justicia, tan seria, mirándote de frente,  pensando: “te conozco, se quien eres, como eres, que es lo que piensas, escudriño dentro de ti, te vigilo, te observo, conozco hasta el lugar mas recóndito de tu alma.”

Hoy hablaremos de médicos para echar un ojo a la carta, hablaremos de médicos como podríamos hablar de cualquier cuestión aplicando la carta a cualquier persona o situación.

Una vez, encontré al médico de mis sueños, gordito y que fumase, si no, ya sabes que te van a decir, cogimos una amistad muy entrañable, hasta su fallecimiento, médico por vocación, pero gran amante de la vida, bueno, del buen vivir, una de sus frases favoritas era: “si supieseis lo que llegamos a desconocer los médicos sobre medicina, alucinarías”, o “a veces hacemos pruebas con vosotros, y a veces nos maravillamos del resultado”, cuando iba a su consulta, aprovechaba para abrir la ventana y fumar juntos un cigarro, con la cabeza medio asomada, los dos, como escondidos, para que después no se notase mucho, ahí veo reflejada la trampa que hace el arcano con el codo para desnivelar la balanza, así como también se ayuda de su rodilla opuesta para elevar la balanza por el otro extremo de la misma.

La parte negativa sería la doctora que tengo en la actualidad, siempre tan seria, lo primero que hace es pesarte con esa báscula que tiene en una mano, ponerse muy seria y preguntarte ¿sigue usted fumando?, y solo entre estas dos cuestiones, coger la espada que tiene en la otra mano y amenazarte mucho, alguna vez le he pedido un jarabe para la tos, responde: ¿sigue usted fumando, verdad?, claro, pues entonces beba agua le irá muy bien, el primer pensamiento es ahogarla en una piscina, pero es solo un momento, después voy a la farmacia y me compro el jarabe, parezco tonto, no se para que le pregunto nada a esta mujer.

Lo que le hace falta a esta justicia que está tan seria, es pegarse un buen revolcón, que hace mucho que no lo hace, si no, no tendría esa cara de cafetera, estaría mas sonriente y haría la vida a los demás un poco mas dulce, a esta ya se la ve que a lo mejor no está ahí por vocación, siempre tan seria, inmutable.

Total, que a esta, de fiesta no me la llevo, pero para autoanalizarme, para buscar el equilibrio, y aprender a compensar un poco, es una carta ideal.

Patricio

Deja un comentario