RSS

Digamos para entendernos que en brujería hay dos partes, la clara y la oscura, hay cuestiones comunes entre las dos, pero también hay otras muy diferentes, en la parte clara, la fe es imprescindible, en la parte oscura,  en algunas cuestiones no, por ejemplo, para hacer un mal de ojo, con el deseo es suficiente, claro que estará mas potenciado por la fe, pero no es imprescindible.

El siguiente punto de vista es desde el lado claro.

Comparto plenamente la idea de que la brujería funciona a través de la voluntad, la cual expresamos con nuestros pensamientos, deseos y actos, pero si eso no va acompañado por la fe, simplemente es agua de borrajas, no sirve, o como mínimo queda en algo muy débil, de alguna manera como si solo hubiese sido una intención.

En los rituales he visto a unas personas que aquello les ha funcionado a las mil maravillas, otras que menos y otras que nada, ¿Cómo es eso posible, si el acto ha sido  el mismo y en común?, la cuestión es  si terminamos o no de creernos que tal o cual cosa pueda llegar a suceder de verdad,

Necesitamos creer que “eso” va a pasar, tenemos que visualizarlo, vivirlo, respirarlo, pero creer de verdad, con todo el deseo, la fuerza y la inocencia posible.

Leí un dia una frase que decía: la inocencia es la pureza infantil del alma y no la ignorancia del pensamiento, una frase muy aclaratoria, en eso a veces hay cierta confusión, no es lo mismo ser bueno que ser tonto.

En el momento que damos preferencia al pensamiento lógico frente al pensamiento mágico, apartamos muestra inocencia, y complicamos la realización de nuestros sueños, simplemente porque nos limitamos.

A la que pensamos,¡esto es imposible!, pues exactamente en eso se convierte.

La palabra fe, viene del latín “fides”, de ahí provienen varias palabras, conficens, fidelis, perfidus, confidere, me quedo con esta última para ilustrar, confianza, fe en alguien, ¿Qué pasa cuando estas malo y ves aparecer a tu médico de confianza? Ya empiezas a sentirte aliviado, la fe empieza a funcionar, y todavía no has visto nada, ni te han auscultado.

Acabo el escrito con una frase de Walt Witman: “la fe es el antiséptico del alma”.

Patricio

,

 

Deja un comentario