RSS

…Según, André le Chapelain, ” Nadie puede amar si no es celoso”, pero yo me pregunto¿ esos celos pueden ser verdaderos o infundados?. El que ama y permanece casto, nunca revela su secreto al igual que el que es infiel, jamás te lo va a contar, aunque en realidad ese engaño no es hacía a ti, sino va dirigido hacía su persona, es decir, es muy difícil evitar ser infiel, especialmente cuando sabemos que nadie descubrirá la verdad.

Pero ahí entrarían a tomar juego, nuestra capacidad de percepción de cómo tú conoces a tu pareja, y juega un papel muy importante el lenguaje corporal o determinados comportamientos, que hacen que salten nuestras alarmas. Sobre el lenguaje corporal de una persona que es infiel tenemos que destacar su inseguridad.  Siempre estará en falso, siempre tendrá la duda sobre si ya le has pillado o no. Si de repente le llamas con un tono de voz más serio puede ponerse a la defensiva inmediatamente.

Todo esto lo puedes observar fácilmente en su mirada. Si cuando le preguntas cosas relacionadas con este tema evita mirarte a los ojos, o por el contrario se esfuerza en mirarte fijamente puedes tener sospechas de que algo raro está pasando. Para poder observar su lenguaje corporal tienes que sorprenderle. Si lo haces cuando se lo espera su reacción no será espontánea. Si no estás hablando del tema, una persona infiel, cuando recuerda ese pequeño secreto que tiene se siente incómodo y nervioso, así que mirará a los lados y evitará centrar la mirada.

Puedes darte cuenta cuando veáis escenas en la tele o cuando habléis de alguien que está pasando por eso, según su comportamiento puedes entender qué está pensando en realidad. Si se pone nervioso, preocúpate. Se ha dicho muchas veces que uno no engañaría si estuviese de verdad enamorado de alguien, ¿Pero es esto verdad? Si piensas al respecto, tú no engañas porque te dejas llevar por la emoción del momento. Si ese momento de lujuria ocurriese, sería un perdonable accidente que duraría unos pocos segundos apasionados, pero si uno escoge engañar o tener una aventura de una noche, es porque subconscientemente se decide tener una aventura y lógicamente se planea cada paso para asegurar que no nos atrapen con nuestros boxers alrededor de los tobillos.

Sinceramente, ser infiel es un trabajo que no merece la pena, cualquier hombre o mujer que ha sido infiel sabrá esto. Ser infiel no es sencillo, especialmente si vives en una sociedad en la que ser infiel es tabú. Se necesita mucha planificación, mucho trabajo de encubierto (mentiras para los gastos, mentiras de horas de trabajo, mentiras para escapadas de fin de semana y mucho más) sólo para disfrutar más o menos una hora de placer que se transforma en culpa tan pronto llegas al orgasmo.

Así que, cuando un hombre hace todo ese esfuerzo por ser infiel, significa que algo va mal en otro aspecto. La causa puede ser problemas en la relación o una mente adicta a ser infiel. O peor aún, puede significar que está tan apasionado por otra mujer que no le importa su propia pareja, quien lo ama y se preocupa por él, y está dispuesto a abandonarlo todo por alguien más.

Y me pregunto yo: ¿Todos los hombres fantasean con ser infieles? Un hombre no necesariamente fantasea con ser infiel, pero puede pensar, que la idea de estar con otra mujer es atractiva y fascinante. No hay nada malo con fantasear porque todos nosotros lo hacemos de vez en cuando, pero una cosa es fantasear sobre ser infiel y otra completamente distinta es tramarlo y planearlo con determinación.

Los hombres que engañan, aunque sea una noche de aventura, han siempre pensado o fantaseado con ello en su cabeza, y ya tienen la excusa perfecta para la mañana siguiente. Aunque pienses que no puede hacerlo, de cualquier manera sucederá. Si un escenario imprevisto surge de repente, la mayoría de nosotros se paralizará después de un beso.

No nos desabrochamos los pantalones a menos que tengamos esa fantasía en nuestras cabezas con antelación. Existen excepciones, pero no ocurren muy a menudo. Los hombres y las mujeres engañan por las mismas razones, pero sin arriesgarnos a estereotipar esto, yo diría que los hombres son infieles más por el placer sexual y la experiencia sexual, mientras que las mujeres lo hacen más por el apego emocional. Puede haber excepciones a estos clichés, pero muy a menudo es así como funcionan las relaciones. En la mayoría de los casos, no es mucho lo que puedes hacer si un hombre te engaña o te hace sentir insegura.

Pero las aventuras y las inseguridades pueden evitarse siempre y cuando exista comunicación en la relación, ambos confíen en el otro y haya una química sexual entre los dos. Realmente, si eres lo suficientemente grandiosa, como para ser todo lo que tu hombre siempre ha deseado ¿Por qué el soñaría con engañarte, a menos que sea un engreído? Piensa en eso. …

.Así que, pregúntate, ¿Quién tenemos a nuestro lado?

Diana Jiménez Toledo

Deja un comentario