RSS

Partamos de la base que los arcanos del tarot son asexuados, La Emperatriz puede estar perfectamente hablando de un hombre y El Emperador de una mujer, de esta forma vamos a contar esta historia haciendo del Ermitaño un personaje femenino.

En el libro Guiness de los records del año 91, sale una ancianita rusa llamada Irina Slayeva con 244 asesinatos en su cuenta, el modus operandi era el siguiente, salía a pasear con su bastón por alguno de los parques de la ciudad y cuando veía que se daba la circunstancia que alguien de edad avanzada estaba solo en un banco y la zona estaba despejada, se acercaba por la espalda y con un pañuelo de color rojo los estrangulaba.

Imagina por un momento que estás sentad@ en un banco de un parque público, y ves a una viejecita caminando con un bastón, lo mas normal es que o no repares en ella o que no la percibas como una amenaza, craso error, aunque por otra parte ¿Quién se iba a imaginar?

Como El Ermitaño en su visión negativa, ¿Cómo vas a desconfiar de alguien que se acerca a ti ya entrado en años, caminando despacio, apoyándose en su bastón?, si solo miras la apariencia sin entrar en detalles puedes llevarte una impresión equivocada, a no ser que te fijes en que en su vestimenta lleva dos lunas, como si tuviese algo que ocultar, si la comparas con la carta La Estrella, allí ves a un personaje femenino desnudo, desnudo = nada que ocultar, en cambio  este o no enseña nada o va muy tapado, aparte de las lunas naturalmente, y si algo sabemos de la Luna es que representa a la noche, el momento en que hay mas oscuridad o por llamarlo de otra manera que se ve mucho menos que durante el día.

Todos sabemos y hemos oído que no hay que fiarse de las apariencias jamás, además de ser un poco desconfiado y prevenido, pues si no guardas estas normas te pueden venir las ostias por cualquier lado, ostias o algo peor, y si no que se lo pregunten a las víctimas de esta viejecita con pinta de inofensiva, es el error que cometieron las víctimas de Irina.

Patricio

Deja un comentario