RSS

 

Una carta, un arcano, El Juicio, un toque, una llamada de atención, si observamos la carta vemos que es la número 20, ha habido ya un recorrido, se han vivido unas experiencias, tenemos un conocimiento, un conocimiento ¿para que?.

A veces necesitamos un toque de atención de verdad para darnos cuenta de algo, a veces en forma desmesurada, como algún tipo de enfermedad o catástrofe para hacernos reaccionar, a veces la vida tiene pruebas muy duras que al fin vienen a ser bendiciones, cuando en el momento que las estamos viviendo parecen maldiciones.

La mía tuvo que ver con la salud, un buen día, de pasar de encontrarme perfectamente a parecer que me moría, un sentir que me iba, todo fue muy rápido y en un tris estaba en el hospital, aquella rapidez me salvó la vida, hace ya cinco años de eso.

No vi ningún tipo de túnel iluminado ni nada parecido, solo una sensación de que absolutamente todo carecía de importancia, los días posteriores en el hospital me hicieron reflexionar, ¿de que me había estado preocupando en esta vida?, absolutamente de todo, ¿Qué había escondido para que no se supiese?, tonterías, ¿cuantas veces había pasado malos ratos por obligación?, infinidad, ¿en que había gastado mi dinero?, en banalidades que no me satisfacían, satisfacían a otros, ¿estaba satisfecho con mi relación?, para nada, ¿Cuántas cosas hacía que me gustaban?, pocas, mas cosas que les gustaban a los demás, compromisos obligatorios e inexcusables, agenda asfixiante, presiones familiares.

El hospital es un lugar donde tienes tiempo para meditar, pensé muchas cosas, en muchos sentidos, una noche, haciendo un ejercicio mental sobre las cartas del tarot, en un momento dado me llegó como un zarpazo mental, El Juicio, una llamada de atención, pero hacia mi mismo, como si me dijese, ¡oye, tu!, ¿Qué pasa?, mira como te ves por tanta tontería y formalismos, ¿Qué piensas hacer?, ¿Cómo si no hubiese pasado nada?, ¿todo igual?, ¿el mismo rollo de siempre?.

Pues no señor, desde entonces han habido cambios, para unos, detestables, para otros, evolutivos, para mi, geniales, vivo la vida con mucha mas intensidad, huyo en lo posible de compromisos, si un día no puedo contestar  comentarios no me agobio, hago lo que me place en cada momento que puedo, lo que se denomina hacer bondad, no demasiado, miro de reír mucho como objetivo principal y pasar cada día lo mas contento posible, aunque a veces ello comporte conductas poco serias, lo veo de la siguiente manera: el que se tiene que reír soy yo, porque igual se me aparece otra vez el arcano El juicio, y esta vez sea para otra cosa, mejor que me encuentren con una sonrisa en la boca, siempre podrán decir, ¡ostias!, este se lo pasó de muerte.

Hoy es el día, ¿el día de que?, de pasártelo de puta madre, haciendo lo que te de la gana a ti, a nadie mas, mañana no sabremos si estaremos o no, pensamos que si, ¿seguro, seguro?

Patricio

Deja un comentario